recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

miércoles, 16 de noviembre de 2011

ARQUIECTURA MUERTA - Piratas en la arquitectura




"Hay algo melancólicamente atractivo en un edificio abandonado, en el velado recuerdo que encierran sus muros, en los que una historia que no es la nuestra se mantiene inmutable al paso del tiempo. Se aferra a los años y se esfuerza por permanecer en cada rincón de casas, fábricas u hoteles que hace décadas que ya no se usan. Que sus habitantes los dejaron atrás y en cuyas estancias sólo reside el polvo, la memoria y el silencio."


Verdad es que en lo que refiere a algo muerto siempre se genera una sensación de desasosiego personal.  Una existencia muerta es entendida de forma negativa.  No obstante, la causa de la muerte forma parte de la culminación del proceso evolutivo de algo.  Todo tiene su principio, su desarrollo y, con ella, alcanza su final.  Un pensamiento arraigado a la forma en que los humanos entendemos la existencia como un proceso.  

Lo cierto es que hoy día, después del desenfrenado e irracional crecimiento durante las últimas décadas de la edificación en España, el horizonte nacional muestra demasiadas edificaciones que no cumplen el propósito para el cual fueron concebidas:  el de ser utilizadas para el cobijo y la comodidad de las personas.  Su propia realidad o existencia se basa en un proceso del todo equivocado pues su desarrollo no cumple nuestro principio existencial:  nacimiento + evolución + muerte.  Éstas, han pasado directamente a la etapa final.  Como si se tratara de una película donde sólo se mostrara el desenlace final... 

Ayer, casualmente, como siempre (...), ví por televisión una rueda de prensa con el Sr. Antoni Serra Ramoneda (nacido en 1933), Doctor en Económicas, consejero de La Caixa entre 1977 y 1984 y presidente de Caixa de Catalunya desde 1984 al 2005.  Decía que las "Caixes" habían hecho las cosas mal.  Un pez gordo hechando pestes del mar... Cuando un empresario promotor (expresaba mostrando el dominio de la verdad...) se les acercaba para  pedir la subvención del 100% de una propuesta para mil apartamentos en el Pirineo, su reacción era, al igual que el resto de entidades bancarias, la de generar una "bomba de racimo":  le doy el dinero y directamente consigo mil clientes de un solo golpe!  Muy buen negociante, claro está.  Los valores por los cuales se gobierna un servicio prestamista son los de evolucionar en positivo y a lo grande.  Lo malo es que no habló de otorgar las hipotecas del 100% a los mil futuros "inversionistas" en los apartamentos; por que comprar ladrillo, en los últimos tiempos, era una inversión provechosa para todos.  Incluso a los que no llegaban a justificar ingresos suficientes para llegar a devolver los préstamos...  Después de todo, cada cual conoce los términos que firma cuando solicita una hipoteca, ¿¡no es cierto...!?

Claro está que en estos momentos el Sr. Serra se encuentra promocionando su libro "Els errors de les caixes" y debe vender ejemplares para engrosar su jubilación...  Compren su libro, por favor, igual aprendemos algo nuevo.  Un ensayo de mezquindad, egoísmo e hipocresía puesto en palabras.

Hoy día todo argumento es válido para enriquecerse.  Hay que salir a la calle, mentir a la gente a la cara y robárselo todo, incluso su propia dignidad.  De todas formas todos nos dejamos robar y ellos tienen un patrimonio que proteger, aunque esté en desuso. 

Polvo, memoria y silencio siempre presentes en nuestro espíritu.

Un indignado más quejándose de algo.