recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

lunes, 12 de marzo de 2012

REPARTO DE LA DEUDA y los vampiros del bien colectivo


Leo un "correo denúncia", una práctica en constante crecimiento estos días, y entiendo oportuno comentarlo como pequeña cabilación de actualidad. 


Resumo:
"Reflexión y sencillo cálculo enviados a CNN por un Televidente:
El plan de rescate a los bancos con dinero de los contribuyentes, aún en discusión en el congreso de los EEUU, costará:  700.000 millones de $, más 500.000 millones que ya se ha entregado a la banca, más los miles de millones que entregarán los gobiernos de Europa a los bancos en crisis de este continente.  El planeta tiene 6.700 millones de habitantes; si se dividen sólo los 700.000 millones entre los 6.700 habitantes equivale a 104,5 millones de $ para cada uno.

Con eso se erradica instantáneamente la pobreza del mundo, haciéndonos a todos millonarios.
¿Hay un problema de distribución de riqueza...?
En nuestro país, el estado riega a los bancos con 30.000 millones de € que salen de nuestros bolsillos.  El estado comprará 30.000 millones de € de deuda a la banca para evitar el colapso financiero.  La población en España es de 46.063.511 habitantes, según el padrón de 2008:
30.000 millones de € / 46.063.511 hab = 651.27 millones de € para cada uno de nosotros".

                ------------------------------------------------------------------------------------------

Mucha razón hay en el mensaje del Sr. Televidente de CNN, pero imaginemos por un momento que su propuesta ocurre.  Imaginemos que Obama, Lula, Jintao, Putin, Chávez, Merkel, Sarkozy, Morales, (Rajoy tú no..., que tú aquí no pintas nada), etc..., se tornan buenos y deciden otorgar la equanimidad y repartir todo el dinero del mundo por un igual...
¿¡Qué pasaría al día siguiente...!?  Permítame un cierto sarcasmo e indicar que el mundo duraría menos que si estallara la 3ª guerra mundial, bombas feas incluidas.  
Imaginemos aquel vecino de casa o del trabajo.  Todos tenemos uno.  Aquel que sólo piensa en sí mismo.  El que siempre está creando conflicto en el vecindario por su egoismo exacerbado.  ¿Qué haria él con su parte de 652 millones de €?  ¿Iría a trabajar cuando lo puede comprar todo?  ¿Cómo se generaría movimiento en la sociedad?  La indústria dejaría de producir, la construcción dejaría de funcionar, el comercio cerraría sus puertas, los servicios dejarían de asistir las necesidades sociales... Ahora pensemos en nosotros mismos.  ¿Nos hemos convertido todos en ese vecino egoísta?  Desde luego que sí.


Nuestros anhelos absolutos como sociedad individualista, como demuestra la evolución de nuestra especie hasta hoy, apuntan directamente y sin equívoco a la ley del menor esfuerzo y al máximo beneficio. Este reparto equánime de las riquezas sería un acto esperpéntico absoluto, sin lugar a dudas.  Todos nos agolparíamos en zonas de blancas playas y altas palmeras, campos de golf y urbanizaciones de lujo, levantaríamos zonas de placer en los desiertos y traeríamos las comodidades más disparatadas (como los amigos de Dubai...).  ¿Pero de qué serviría eso si nadie trabaja? ¿De donde saldrían las cosas?  De nada, amigo Sr. Televidente, este ecuánime gesto es, simplemente, imposible de realizar. 

He de admitir que, muy a mi pesar, veo mejor que alguien nos administre las riquezas, aunque sea así de mal.  Tal y como se encuentra nuestra mente colectiva, por darle un nombre coherente, en puro estado de pubertad, no entendemos aún las aberraciones a las que estamos conduciendo nuestra existencia por culpa de la estupidez, inexperiencia y la explosión de los sentidos.  Como el joven de 14 años aprendemos, estamos dotados de órganos para ello y el código genético programado para ello.  Con el tiempo descubriremos cómo hacerlo de forma más organizada y coherente con las necesidades colectivas y de entorno natural.  Pero aún queda un largo camino a recorrer y vamos con los pies atados, como las ovejas en Menorca.  La cuestión es andar juntos en la misma dirección un determinado tiempo, hasta que se divise un panorama de equilibrio.

Vea usted Sr. Televidente, de qué somos capaces en nuestro país, simplemente por dar un ejemplo de lo absurdos que podemos llegar a ser los seres humanos en colectividad pueril (evitando entrar en temas de costumbres peninsulares antológicas relacionadas con animales de granja y domésticos)


Tomando el caso de la administración de bienes colectivos, ahora expuesto de forma masiva al análisis y juicio público ¿qué hay de malo en que el gestor se lleve un pellizco del total en forma de honorarios? Al fin y al cabo los cobros forman parte del proceso, es un trabajo como otro pero además de una cierta responsabilidad.  Una labor así ¿no debería remunerarse más que a un mero cartero?  Sin ánimo despreciativo hacia tan apacible profesión (que uno ha practicado en grado y en agrado aquí y allá).  No seamos absurdos, nadie trabaja gratis y todos merecemos un sueldo acorde con los beneficios que producimos. 

Que quede claro que no me refiero a ti: "ex-deportista-de-segunda-convertido-en-pavo-real" y todos los demás poli-intoxicantes sociales que últimamente estáis brotando como el bambú a la luz pública.  Tú..., me dirijo a ti pero el mensaje es para todos vosotros, has llegado arriba sin aparente esfuerzo personal y no mereces la riqueza que has conseguido.  Bueno, bien mirado, quizás sí..., no tengo mucha idea de como ideaste el plan para llevarte a la Chupona nº2 de nuestros impuestos al catre y después convencer al Gran Chupón nº1 para que cediera en sus favores celestiales hacia tu persona. Quizás sí desarrollaste una gran labor para entrar en el palacio de los espectros sanguijuela... Chi lo sa? 

Más educación en ética y sostenibilidad y menos chupar la sangre de la gente es lo que se está gestando en un futuro venidero.  Hasta ahora, en palabras de Raúl Barral Tamayo: "vivimos en una sociedad profundamente inmersa en el miedo. El miedo nos paraliza y genera desconfianza en nosotros mismos y en los demás".  No obstante, estimado Sr. Barral, cada día se publican más sucesos relacionados con el abuso de poder, salen más caraduras a la palestra y se desvelan más secretos de la élite amiga del conde Orlok.  Los del vulgo, cada día somos menos ingenuos.  

¡Preparaos pues, nuevos vampiros de la noche!  Vuestros días de gloria están contados.  Se estan tallando más estacas de madera por doquier, cada noche iluminamos más la oscuridad y poco a poco os estamos ganando terreno al miedo...