recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

Página tres

The Tower of Babel  

(traducido abajo)

"Now the whole earth had one language and few words. And as men migrated from the east, they found a plain in the land of Shinar and settled there. And they said to one another, "Come, let us make bricks, and burn them thoroughly." And they had brick for stone, and bitumen for mortar. Then they said, "Come, let us build ourselves a city, and a tower with its top in the heavens, and let us make a name for ourselves, lest we be scattered abroad upon the face of the whole earth."
And the Lord came down to see the city and the tower, which the sons of men had built. And the Lord said, "Behold, they are one people, and they have all one language; and this is only the beginning of what they will do; and nothing that they propose to do will now be impossible for them. Come, let us go down, and there confuse their language, that they may not understand one another's speech."
So the Lord scattered them abroad from there over the face of the earth, and they left off building the city. Therefore its name was called Babel, because there the Lord confused the language of all the earth; and from there the Lord scattered them abroad over the face of the earth". - Genesis 11.

The story of the tower of Babel found in the Bible is familiar to many. Is there evidence that such a tower really existed? There are archaeological indications that it did, indeed.
In the fertile Mesopotamian plain between the Tigris and Euphrates rivers, in what is now modern Iraq, is a mound, or tell, of broken mud-brick buildings and debris. This is all that remains of the ancient famed city of Babylon.

Babylon was one of a number of cities built by a succession of peoples that lived on the plain starting around 5,500 years ago. There developed a tradition in each city of building a temple in the shape of a stepped pyramid. These temples, or ziggurates, most likely honored a particular god. The people of Mesopotamia believed in many gods and often a city might have several ziggurates. Over time Babylon became the most influential city on the plain and its ziggurat, honoring the god Marduk, was built, destroyed and rebuilt until it was the tallest tower.

Archaeologists examining the remains of the city of Babylon have found what appears to be the foundation of the tower: a square of earthen embankments some three-hundred feet on each side. The tower's most splendid incarnation was probably under King Nebuchadnezzar II who lived from 605-562 BC. The King rebuilt the tower to stand 295 feet high. According to an inscription made by the king the tower was constructed of "baked brick enameled in brilliant blue." The terraces of the tower may have also been planted with flowers and trees.

Constructing ziggurats on the Mesopotamian plain was not easy. The area lacks the stone deposits the Egyptians used effectively for their timeless monuments. The wood available is mostly palm, not the best for construction, so the people used what they had in abundance: mud and straw. The bulk of the towers were constructed of crude bricks made by mixing chopped straw with clay and pouring the results into molds. After the bricks were allowed to bake in the sun they were joined in construction by using bitumen, a slimey material imported from the Iranian plateau. Bitumen was used widely as a binding and coating material throughout the Mesopotamian plain.

The tower, referred to by the Babylonians as Etemenanki, was only one of the marvels of the city. Down the street was the Hanging Gardens, one of the Seven Wonders of the Ancient World. Nebuchadnezzar also had two impressive palaces inside the city. The final beginning of the end of the tower of Babel probably began around 478 BC. The city had been taken over by the Persian King Xerxes who crushed a rebellion there that year. The tower was neglected and crumbled .

Because of the use of mud-baked bricks, ziggurats needed constant maintenance. Often they had elaborate internal drainage systems to channel rain water away so that the bricks would not be eroded. If the pipes on a ziggurat were not cleaned regularly and allowed to jam the tower would slowly crumble. Ziggurats were also highly susceptible to earthquake damage. Their height amplified the effect of quake forces while the rigid, unreinforced-brick construction did not allow the structures to flex with the shaking.

Although the Tower of Babel now gone, a few lessor ziggurats still exist. The largest surviving, (although damaged) temple is now found in western Iran, in what was once the ancient land of Elam. It is located about 18 miles from the capital of Elam, a city named Susa. Built in 1250 BC by the King Untash-Napirisha it once had five levels and stood 170 feet in height.

What we know about the Tower of Babel today comes only from the little archaeological evidence found and a few ancient writings. Nebuchadnezzar described how "gold, silver and precious stones from the mountain and from the sea were liberally set into the foundations" and how to rebuild it he called on "various peoples of the Empire, from north and south, from mountains and the coasts" to help with the construction.

Even in 460 BC, after the tower had been crumbling for many years, the Greek historian Herodotus visited the tower and was very impressed. "It has a solid central tower, one furlong square, with a second erected on top of it and then a third, and so on up to eight. All eight towers can be climbed by a spiral way running around the outside, and about halfway up there are seats for those who make the journey to rest on."

Though the tower has been gone for many years, its biblical story has continued to inspire artists. It was a favorite subject during the 14th century when several well-known paintings were done. As archaeological and historical research has shown most were not truly representative of the actual building.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------
TRADUCCIÓN AL CASTELLANO
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Todo el mundo hablaba una misma lengua y empleaba las mismas palabras. Y cuando los hombres emigraron desde Oriente, encontraron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Entonces se dijeron unos a otros: “¡Vamos! Fabriquemos ladrillos y pongámolos a cocer al fuego”. Y usaron ladrillos en lugar de piedra, y el asfalto les sirvió de mezcla. Después dijeron: “Edifiquemos una ciudad, y también una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo, para perpetuar nuestro nombre y no dispersarnos por toda la tierra”.

Pero el Señor bajó a ver la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo, y dijo: “Si esta es la primera obra que realizan, nada de lo que se propongan hacer les resultará imposible, mientras formen un solo pueblo y todos hablen la misma lengua. Bajemos entonces, y una vez allí, confundamos su lengua, para que ya no se entiendan unos a otros”. 

 Así el Señor los dispersó de aquel lugar, diseminándolos por toda la tierra, y ellos dejaron de construir la ciudad. Por eso se llamó Babel: allí, en efecto, el Señor confundió la lengua de los hombres y los dispersó por toda la tierra". - Génesis 11


 

La historia de la torre de Babel se encuentra en la Biblia y es familiar para muchos. Pero, ¿hay evidencia de que tal torre realmente existió? Hay indicios arqueológicos que lo hizo, en efecto.

En la fértil llanura de Mesopotamia, entre los ríos Tigris y Éufrates, en lo que hoy día es Irak, es un montículo, o mejor aún, una montaña hecha de ruptura de ladrillos de barro y escombros. Esto es todo lo que queda de la antigua ciudad famosa de Babilonia.

Babilonia fue una de una serie de ciudades construidas por una sucesión de pueblos que vivieron en esa llanura en torno a 5.500 años atrás.  Allí se desarrolló una tradición que consistía en la construcción de un templo en la forma de una pirámide escalonada. Estos templos o “ziggurates”, muy probablemente se usaban para honorar a un dios en especial.  Los habitantes de Mesopotamia creían en muchos dioses y muchas veces una ciudad podía tener varios ziggurates.  Con el tiempo, Babilonia se convirtió en la ciudad más influyente en el llano y su zigurat, en honor al dios Marduk, fue construido, destruido y reconstruido, hasta que fue la torre más alta.

Los arqueólogos que han estudiado los restos de la ciudad de Babilonia han encontrado lo que parece ser la base de la torre: un cuadrado de terraplenes de unos trescientos pies cuadrados.  La encarnación más espléndida de la torre fue probablemente durante el reinado de Nabucodonosor II, que vivió entre 605-562 aC.  El Rey reconstruyó la torre de 295 pies de altura (88,5 metros).  De acuerdo con una inscripción hecha por el rey, la torre fue construida de "ladrillo cocido esmaltado en azul brillante".  Las terrazas de la torre también pudieron haber sido plantadas con árboles y flores.

La construcción de zigurats en la llanura de Mesopotamia no fue fácil.  La zona carece de la piedra que los egipcios usaron con eficacia para sus monumentos intemporales.  La madera disponible es en su mayoría de palma, no es mejor para la construcción,  por lo que la gente usó lo que tenían en abundancia: el barro y la paja.  La mayor parte de las torres fueron construidas con ladrillos crudos hechos mediante la mezcla de paja picada con arcilla y vertiendo el resultado en moldes.  Después hornear los ladrillos al sol se unían en la construcción mediante el uso de betún, un material viscoso importado y utilizado ampliamente en toda la llanura Mesopotámica.
La torre, referida como Etemenanki por los babilonios, era sólo una de las maravillas de la ciudad.  Más abajo de la calle se encontraban los Jardines Colgantes, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.  Entonces Nabucodonosor también tenía dos impresionantes palacios dentro de la ciudad.  El inicio final  de la torre de Babel, probablemente comenzó alrededor de 478 aC.  La ciudad había sido tomada por el rey persa Jerjes que aplastó una rebelión allí ese año.  La torre fue abandonada y se derrumbó.

Debido a la utilización de ladrillos de barro, los zigurats necesitaban un mantenimiento constante. A menudo tenían elaborado sistema de drenaje interno en el canal de agua de lluvia lejos de modo que los ladrillos no se erosionaban.  Si los tubos de desagüe en un zigurat no se limpiaban con regularidad y se dejaban atascados, la torre poco a poco se desmoronaba.  Los zigurats eran también muy susceptibles a los daños de terremotos. Su altura amplifica el efecto de las fuerzas del terremoto, además de que la rigidez del ladrillo sin refuerzos no permitía que las estructuras flexionaran con los temblores.

Aunque la Torre de Babel, ya no existe, hay algunos zigurats que sí.   El más grande de los templos supervivientes, (aunque deteriorado) se encuentra ahora al oeste de Irán, en lo que fue la antigua tierra de Elam.  Se encuentra a unos 18 millas (29 kilómetros) de la capital de Elam, en una ciudad llamada Susa.  Fue construido en el año 1250 aC por el rey Napirisha Untash y tuvo cinco niveles y se erigió a 170 pies de altura (51 m).

Lo que sabemos sobre la Torre de Babel de hoy sólo proviene de la poca evidencia arqueológica encontrada y unos pocos textos antiguos.  Nabucodonosor describió como "oro, plata y piedras preciosas de las montañas y el mar se incrustaron libremente en los cimientos" y el cómo lo reconstruyeron fue mediante la llamada a "diversos pueblos del Imperio, desde el norte y el sur, desde las montañas y las costas” para ayudar con la construcción.

Incluso en el 460 aC, después de que la torre se había ido desmoronando desde hacía muchos años, el historiador griego Herodoto visitó la torre y quedó muy impresionado. "Tiene una sólida torre central, una planta cuadrada de doscientos metros y con una segunda erigido en la parte superior de la misma, y luego una tercera, y así sucesivamente hasta ocho.  Se puede subir a las ocho torres por un camino en espiral que va corriendo por el exterior, y cercano a la mitad del trayecto hay asientos para los que hacen el viaje descansen. "

A pesar de que la torre desapareció hace muchos años, la historia bíblica ha seguido inspirando a los artistas.  Era un tema favorito durante el siglo XIV, cuando varios conocidas obras pictóricas fueron realizadas.  Aunque la investigación arqueológica e histórica ha demostrado que la mayoría no eran verdaderamente representativas de la edificación propiamente dicha.

Copyright Lee Krystek 1997-1998. All Rights Reserved.