recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

jueves, 8 de diciembre de 2011

MARGIN CALL - cine



"Margin call”, ambientada en el arriesgado mundo de las altas finanzas, es un thriller dramático que compromete a las figuras clave de un banco de inversión durante las turbulentas 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. Cuando Peter Sullivan, un analista junior, revela información que podría probar la caída de la empresa, origina una toma de decisiones en cadena tanto morales como financieras que producen un terremoto en las vidas de los implicados en el inminente desastre.

Me quedo con la opinión de:

15 - elziete - 11:04 - 29.10.11
¿Chandor? ¿Quién es este joven guionistas y director? Apenas un corto (Despacito) y es capaz con apenas 4 millones de presupuesto de convencer a Lion Gates y a las vacas sagradas de Spacey y Irons para rodar un guión suyo sobre el “comienzo” de la penúltima crisis que nos azota. Misterios de una industria esclerotizada que es capaz de lo mejor y a menudo de lo peor.

En algunos momentos da mucho miedo, sobre todo en las tomas aéreas nocturnas sobre los rascacielos, pequeños olimpos, donde se cuecen los destinos en manos de unos pocos “nuevos dioses” que juegan con sus egos a manipular los hilos del resto de los mortales.

La brutal estratificación de la sociedad toma cuerpo en unos individuos cuyas reglas del juego nada tienen que ver con las nuestras.  Prestidigitadores y vendedores de elixires que todo lo curan, charlatanes de feria que saben que nos están timando y se enorgullecen de ello, porque son los únicos capaces de ofrecernos los espejismos que deseamos.

Excelente reparto con un Irons soberbio y un Tucci que vuelve a reivindicar por enésima vez que no hay papeles secundarios sino buenos o malos actores. Chandor hace que nos olvidemos de la cámara y prestemos mas atención al guión con unos diálogos sobrecogedores y alguna escena inolvidable como la del ascensor con la señora de la limpieza.

Totalmente recomendable para completar la trilogía con los documentales Inside Job y La doctrina del Shock.

Aún se permite Chandor un último acto de falsa piedad con el personaje interpretado por un Kevin Spacey (felizmente recuperado en papeles dramáticos a pesar de su ondita en el pelo) recordándonos que también poseen su corazoncito y pueden llorar por la perdida de su mejor amigo (su perro) o por ser conscientes de que el “éxito social” conlleva una inexorable y patética soledad.
jcelziete.blogspot.com

Hay un comentario del guión que me gustaría ensalzar:  "...nosotros trabajamos para hacer que la gente viva en casas que no pueden pagar...".  De esta manera las manos de los financieros no son las únicas manchadas con la mierda que está apestando nuestro tiempo.  Todos somos culpables de algún modo.