recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

martes, 13 de mayo de 2014

Cogito, ergo, sum.. - "Descarte" lógico del Físico nigromante




"Cataluña será independiente en un futuro no muy lejano. 

Lo digo sin pena ni alegría, sin anhelarlo ni rechazarlo: yo no soy catalán y no deseo la independencia, pero entiendo perfectamente que muchos de los amigos que he hecho tras diez años de vivir en Cataluña hayan acabado deseando la independencia. El cambio en la postura de esta gente, que de estar más o menos cómodos en España han acabado por desear marcharse de este país sin moverse de su casa, se ha operado insensiblemente, alentado por un cúmulo enorme de frustraciones que han llegado a su máximo con la crisis económica que ha destrozado familias y empresas, y el hartazo con la corrupción política, la inoperancia del Estado y que se gobierne en favor de los más poderosos. Ninguno de esos problemas son exclusivos de Cataluña: pasa lo mismo en el resto de España y también en otros países. Sin embargo, mientras en mis viajes por España detecto una cierta resignación mezclada con desesperanza, un cierto derrotismo que niega que las cosas puedan mejorar puesto que no se divisa ningún partido que pueda cambiar tan nefasto rumbo, en Cataluña los promotores del independentismo han actuado con mucha astucia y han sabido canalizar el descontento popular en un proyecto ilusionante..

Pero una manera posible de alargar la agonía de este sistema consiste en disgregar los territorios más productivos, capaces de asumir una porción razonable de la deuda y seguir adelante con ellos, mientras que el resto de la deuda va quedando en territorios cada vez menos productivos, iterando el proceso de disgregación hasta que se han separado todos los territorios productivos y queda uno sólo, improductivo, cuyas finanzas quiebran..".

fuente


Gràcies mare



--------------------------------------------------------------------







No nos cabe la menor duda, creo que puedo pluralizar en este contexto particular, que su fundamento en cuestiones naturales como la ciencia de la física, los números o los recursos energéticos que nos ofrece nuestro planeta es profundo y de consumada tolerancia para refrendarse en lo más doctrinal.  No obstante, en lo que a política y sociedad se refiere, después de repasar en su blog las extensas lineas mediante las cuales esboza una visión de futuro sobre Catalunya, el atento lector se decanta ineludiblemente por la sensación de que usted patina con cierta solvencia circunscrita, la que le propician, de forma emancipada y manifiesta, sus ya ordinarias credenciales académicas y las relaciones de los consecuentes círculos sociales que de ellas se derivan.

Cierto es que las post-licenciaturas proliferan en nuestras fechas con la cada vez más fértil sociedad que rige su futuro mediante parámetros heredados de unos progenitores que sufrieron el hechizo de los cánones dictatoriales de un despiadado, sanguinario y energúmeno asesino de masas.  Por ello las fervientes necesidades de futuro de dicha sociedad, forzosamente apuntaban hacia la mejora y la evolución personal, en cuanto al conocimiento se refiere, siempre dentro de un marco apartado por obvias razones del enfoque colectivo, del más claro y contundente común de los sentidos ya que después de tanto estudiar con la lente macroscópica, uno pierde cierta capacidad de visión angular.

Demasiado a menudo últimamente, las palabras venden criterio a un determinado precio personal.  El saldo con el que usted llena el frigorífico manipulando, desgraciadamente, la realidad más clara e imperturbable que para muchos significa la verdad.  Cierto es que se ha ganado algo de criterio y su capacidad de comunicar con el desgaste de sus codos en esta condescendiente y lúgubre sociedad; a pesar de ello, es bastante lamentable que alguien de su intelecto y posición augure nuestro futuro con tal desesperante brillo y fatal perspicuidad.

Las razones que mueven a los colectivos que empujan la consulta para una Catalunya independiente hacia adelante van algo más lejos de sus pretextos materialistas sin carácter ni racional, hablamos de un pueblo con antepasados que sufrieron en sus carnes las peores torturas y demasiada fatalidad.

Estimado Dr. Turiel, debería usted mostrar algo más de respeto por un pueblo que le acogió como a pez fuera de agua salada, desde su León natal a la Barcelona adoptiva, sincérese con esta gente con algo más que por sus sórdidos ingresos provenientes del Ministerio de Economía y Competitividad..

Evalúe nuestras fuentes de energía y económicas mediante sus tablas matemáticas y demás, pero abandone esa pretendida visión del futuro de Catalunya tan súmamente triste y ciertamente irracional..