recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

sábado, 11 de febrero de 2012

BENVOLGUT Sr. EVOLE...


Hace unos días llegué de rebote al programa Salvados de La Sexta conducido por Jordi Évole, un declarado “follonero”.  En la web del programa podemos acceder a los dos episodios brillantes: “¿qué hago con mi dinero?” del 29/01/2012 y “Miedocracia”   del 19/12/2011.


 



Jordi Évole y su equipo consiguen describir, no sólo en estos dos episodios sinó en todo los que realizan, una aparente realidad con la que uno se queda perplejo ante enunciados que en la actualidad suscitan un alto nivel de atención.  Es absolutamente increible que algo así pueda ser transmitido por televisión, aunque sea por cadena privada, sin atender al peligro de afectar a las masas de televidentes, a los muchos ahorradores ignorantes en finanzas y economía, como en este caso que nos ocupa.

Jordi Évole conversa con Carmen de Carlos, Joaquín Estefanía, Leopoldo Abadía, Josef Ajram, José García Montalvo, Jose Luís Sampedro, Josep Borrell y Pau A. Monserrat.

El funcionamiento especulativo de los mercados: invita a Josef Ajram, gran deportista y especulador financiero, y ambos dialogan en clave humorística como "dos pardillos como nosotros" pueden potencialmente hundir la economía de un país como Estados Unidos mediante unos clicks de ordenador y conexión a internet.  “En realidad es muy sencillo“, dice: “consiste en comprar barato y vender caro”.  Ajram y Évole visitan primero una lonja de pescado en Arenys para explicar el funcionamiento de los mercados.  El pescado fresco entra en la lonja y antes de que empiece la puja, un experto lo califica. “¿Ves?”, dijo Akram a Évole. “Este señor es quien califica el pescado. Es como las agencias de rating”.
¿Por qué puede salir por la tele un tipo que, con aspecto de haber salido del Cyberdog de Camden Town, enuncia con cierta guasa lo que puede salvar al mundo de esta crisis económica?  ¿Cómo puede ser que se nos muestre a un individuo que rije su forma de ganarse la vida en un mercado especulativo? ¿Puede ser que sugiera que la manera de parar este desastre económico es mediante el acto de concienciar a nuestros políticos que se cuadren y devuelvan el valor de los bonos nacionales a su valor real y no dejen que los financieros especulen con el?
¿Es posible que la gente, caída en una desgracia inducida de quedarse sin trabajo siga viviendo con el temor de no llegar a poder comprar comida, esté haciendo el panoli?  Mientras tanto hay “cyberdogs” que se ocultan tras grandes pantallas de ordenador en sus cuevas wifi realizando operaciones que deshacen el bienestar de miles de personas y sus familias y enriquecen sus arcas de una forma desmesurada..., y encima parece que tenemos que adorarlos por su personalidad, sentido del humor y aspecto de modernos.  Por favor, denos Ud. un ejemplo más entrañable.  Quizás uno que no haría funcionar su programa, ¿¡verdad!?
¿Ha nacido una estrella televisiva? (...)
Desde el rincón del profano, mucho me temo que el Sr. Ajram observa con rotunda claridad, sinceridad y absoluto desparpajo aquello que para los demás mortales se nos hace un compendio de imposibilidades. 
Aún y así, Sr. Ajram, me gustaría hacerle comprender que los políticos están ahí por que nosotros allí los hemos establecido.  Como poco por un periodo de cuatro años.  Lo hemos hecho algo más de un 60% de los españoles para que realicen bien su trabajo.  Confiados.   Ellos, los políticos son gente de estudios, versada, dedicada y con ideas públicamente expresadas dirigidas al bienestar común de su sociedad.  No podemos inferir que éstos entren en la cabina del poder para almacenar su propio bienestar futuro y no el de los demás.  Entonces serían como usted.  Unos meros especuladores.  Quizás sea así...
Pienso yo que hay algo más dentro de su "fácil" equación que pasa por alto...


De la conversación del Sr. Évole con el ilustrísimo J.L. Sampedro:
JE-Ahora por la economía prácticamente se justifica todo, incluso el ciudadano ve los recortes necesarios.
JLS-Se debe a una de las fuerzas más importantes que motivan al hombre que es el miedo, el gobernar a base de miedo es eficacísimo...  Política, religión y economía funcionan siguiendo las pautas originales de la fundación del capitalismo ya inútiles hoy pues los planteamientos han cambiado...  Yo recomiendo el estoicismo (la filosofía que sostiene la virtud en sí y la aceptación de la adversidad como el medio de lograr la felicidad). 

¿¡Estoicismo…!?  Estimado señor Sanpedro, con el debido respeto y como bien apunta a usted le quedan 4 días y yo tengo una hija a la que le quiero dejar un planeta sano para que viva a gusto y feliz, no me gusta ver que alguien que ha sobrevivido lo que usted tire la toalla públicamente, aunque tenga al "follonero" presionando.

Ha sido más fácil para los gobiernos pedir prestado que subir impuestos…, dice el Sr. Borrell (con un curriculum de miedo, fué secretario de estado de hacienda durante 7 años).  ¿¡Cómo se atreve a decir que ojalá pudiera haber perseguido a los millonarios financieros que defraudaban en sus días, a la cabeza de hacienda, en vez de a Lola Flores!?  Cómo se puede ser tan patoso…, ¿es que a  partir de los 60 perdemos la chispa de la cordura?

¿Ahora qué hacemos Sr. Évole?  Rompemos el frágil entramado que construye la débil red de la sociedad actual o simplemente esperamos “estoicamente” a que alguien surja con ideas renovadoras y siembre el cambio del capitalismo a lo que sea…  Tenga por seguro que la gran Sra. Alemana y el pequeño Sr. Francés no saben jugar a ese deporte… Juegan en una liga donde el balón se presenta en múltiples formas y sus contrincantes siempre están en desventaja.  ¿Los yankis...?  Todavía peor…  ¿¡Acaso vendrán los Chinos con nuevos fundamentos!?  Dios (o quien sea) nos pille confesados…


Mójese "una mica si us plau".  Queremos un programa con soluciones.  Levantar la perdiz lo hacemos todos con relativa facilidad.  Incluso en clave de humor.  Usted se gana la vida comunicando mediante una capacidad de expectación masiva, cosa que usted se ha ganado a pulso gracias a su gran capacidad de entretenedor/follonero, por tanto tiene el poder de difundir. 

Voy a darle, en su mano, una cierta responsabilidad para mostrar el desarrollo de la solución para el conjunto de desastres que ha puesto en manifiesto a sus seguidores televisivos.  El que difunde el pánico debería serenarnos con soluciones.  A ver si nuestro “follonero” resulta tener criterio de ética y responsabilidad además de ser cómico y entretenedor.

¡¡No lo debe estar haciendo del todo mal, el ilustrísimo alcalde Sr. Trias le ha dado hoy el premio de la ciudad de Barcelona!!


Menos mal que reconoce  "No evitemos ni la crítica ni la autocrítica, pilar fundamental de la humildad que necesita cualquiera..."  
¡Qué majete!