recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

viernes, 27 de febrero de 2015

Estibadores portuarios: el COLECTIVO malinterpretado por una irreflexiva sociedad




"Todo comenzó en 2009, cuando la Comisión Europea recibió una denuncia anónima sobre la exclusividad que tienen los estibadores españoles en las labores de carga y descarga, y la llevó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea a considerar que ese sistema incumple las normas de competencia. 

Debido a todo este conflicto, los estibadores de todo el mundo se han unido más que nunca para apoyar a los estibadores Españoles y Belgas, llegando incluso a negarse trabajar un barco, como sucedió en el puerto de Fos (Francia).

En España cada vez son más las movilizaciones de personas apoyando a este sector obrero, un sector que tiene en sus manos la economía de todo un país, ya que si este se niega a trabajar, se pararía el trafico de contenedores en España, llegando este a país a perder infinidad de capital.

Todo este asunto ha dado lugar a una gran cantidad de opositores a la estiba, que están de acuerdo con que se haga lo que pide Luxemburgo...

Estas personas son sin duda, gente que no ha logrado trabajar de estibador, puesto que para trabajar de Estibador debes ser familiar de otro... Es lo que se llamaría, un trabajo heredado, ya que se hereda de padres a hijos, por lo cual la empresa es libre de contratar a los trabajadores que quiera."..



---------------------------------------------------------




No cabe duda que la razón está en vuestro costado, permitidme por favor el tuteo, me resulta más cercano y natural.

No obstante, me gustaría aclarar un leve pero importantísimo concepto que, como en vuestro escrito, estoy leyendo en un sinfín de posts, comentarios, chats y demás.

El censo de los estibadores, por lo menos en Barcelona, se genera mediante un concurso público abierto y posterior examen de aptitud individual, a través del cual se sometió este humilde servidor que les escribe hace casi tres quinquenios.  Las convocatorias son abiertas a todos y la selección se rige por unos mínimos académicos según la secciones o especialidades laborales del colectivo a las que se opta a entrar. 

No entraremos a difamar los procesos selectivos intoxicando, indebidamente, la labor de los profesionales acreditados que se contratan durante estos procesos para evaluar a todos y cada uno de los candidatos, pues el rigor de sus decisiones viene avalando los resultados en la selección de un cuerpo de profesionales que han demostrado, con el tiempo y su propia dedicación, una gran validez constructiva de sinergias y rendimientos, a la vez que una evolución imponente a la hora de demostrar su competencia laboral.

Apoyar e intentar defender una tesis de "enchufismo", estimados amigos, hace mucho daño al sector no sólo por ser absolutamente falsa, sino porque alimenta el coraje que los externos a esta forma de vida puedan sentir al ser rechazados en sus intentos de admisión a esta plataforma laboral.  Cierto es que, como en toda ocupación que requiera de un colectivo en este país nuestro, algún que otro enchufado de entre mil quinientos individuos habrá, aunque la norma generativa es del todo ajena a esta absurda peculiaridad.

Dicho esto, añadiré que por el carácter intempestivo, la capacidad productiva de capital en beneficios del sector público y privado, los demostrados índices de siniestralidad personal por los peligros a los que se enfrenta cada uno en cada jornada y la habilidad progresiva de adaptabilidad y progreso a las operativas del propio personal, además de la disponibilidad total horaria de toda la plantilla, ello conlleva, requiere y estipula, en caso de demandarse justificante, un cierto nivel de ingresos acordes a esta frenética actividad laboral, como ustedes ciertamente apuntan en su escrito sin faltar a la verdad.  Es más, constituye un rigor absolutamente aceptado unilateralmente hasta la fecha por todos los empresarios de este sector del transporte y manipulación de mercancías. 




A mi modesto entender, y para concluir el tema, no hay nadie que pase hambre en el sector portuario y la logística, ni en el gremio de estibadores, ni en las empresas a las que se les presta servicio en la actualidad.  Quizá sea cierta la motivación que se interpreta de vuestro escrito, la que presenta a los empresarios queriendo acaparar todo en su propio beneficio e intentar explotar al trabajador hasta la saciedad Desde el año 2007 vivimos en tiempos de prácticas aplastantes desde el seno de los poderosos y forzosamente beligerantes, sin duda, para los cuerpos básicos de la sociedad.  No obstante y en este caso que nos ocupa, los de arriba saben que por esta vía absurda se toparán con un fuerte y determinado colectivo quienes no tolerarán dar NI UN solo PASO ATRÁS. 

Gracias por este escrito que, sin duda, acerca al gremio de la estiba a pasos agigantados hacia la comprensión de una profesión interesadamente malinterpretada por el resto de la sociedad.

Saludos