recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

martes, 30 de octubre de 2012

MIEDO AL MIEDO y el adiestramiento de las ranas



Entrevista realizada a José Mujica por Jesús Quintero para el ciclo uruguayo de su programa "El Perro Verde" a mediados de la década de los noventa. Transmitido por Teledoce.


----------------------------------------------------------------------



La policía griega ha detenido el domingo al periodista Costas Vaxevanis por la publicación de una lista con más de 2.000 nombres de empresarios, profesionales y algunos políticos sospechosos de evadir impuestos. La lista fue entregada en 2010 por la directora del FMI, Christine Lagarde, cuando era ministra francesa de Hacienda, a las autoridades de Atenas e incluía los nombres de griegos con cuentas en bancos suizos.

Vaxevanis publicó el sábado la lista íntegra en el semanario Hot Doc. Previendo que podía ser detenido, el reportero denunció que se iba a producir un intento de silenciarle: "En vez de arrestar a los evasores fiscales y a los ministros que tuvieron la lista en sus manos, van a intentar arrestar a la verdad y a la libertad de la prensa".


----------------------------------------------------------------------


Entrelazar ambas historias bien merece el breve esfuerzo racional.  Basta con desenredar un hilo de senzatez en este embrollo que surge de nuestra complicada realidad.  Tratatando de aislar algún síntoma de esa enfermedad crónica que oculta sus manifestaciones de la masa colectiva, para tratarlo y erradicarlo para siempre.  Perseverando en el concepto de que la falta de progreso en la recuperación o el empeoramiento de los síntomas pueden desencadenar pensamientos negativos y aumentar los sentimientos de ansiedad y tristeza, que con frecuencia llevan a la depresión, la enfermedad que describe el estado social globalizado.  La vida sencilla o la vida compleja, ¿cuál es la buena vida?  ¿Hacer el bien para compartirlo o hacer el mal para concentrar ese bien para uno mismo?  El miedo que desarrola sentir miedo ha sido siempre el alimento de la esclavitud en nuestro planeta, el método de control que los poderosos ejercitan sobre el inculto pueblo votante.
  
El periodista griego C. Vaxevanis, arriba comentado, es perseguido por publicar documentos privados, al igual que en el mes de julio hicimos en Barcelona con Falciani, el pirata informático convicto por apoderarse e intentar vender informaciones a un banco libanés y a varios servicios secretos europeos del gran banco HSBC en el que trabajó.  Falciani pirateó en su entidad ciento trenta mil ficheros informáticos con cuentas de clientes, entre ellos miles de supuestos defraudadores, y los entregó a la fiscalía francesa. Gracias a esos datos, ese país logró recuperar unos mil doscientos millones defraudados, según Le Monde.

Parece que la vida de cada uno se complica a raíz del desarrollo intelectual que acomete, impregnando a su entorno inmediato de esta confusión y desmesurada dificultad.  Por mucho que uno se obstine en hacer el bien a través de sus esfuerzos, el sistema creado lo concentra y desprotege para recluirlo y abandonarlo fuera de la circulación.  También lo observamos con Marta Sibina en el caso de su revista café amb llet, quienes han sufrido sentencia adversa por destapar malversaciones financieras en dos hospitales catalanes. 
 
El fracaso de la vida en el campo de la sencillez, como bien prodiga el honorable José Mujica, quien adiestraba ranas y escuchaba gritar a las hormigas de joven, da paso a la compleja red de desarrollo en el que se ha convertido nuestra realidad de campo en las sociedades más avanzadas, donde cada nexo en la compleja y enmarañada red está constituido por una infinidad de estrategias para el desarrollo de algún campo intelectual, como en el entramado neuronal de nuestro cerebro.

El factor humano relacionado con la investigación y el desarrollo ha llegado a cotas inimaginables de creación y conocimiento.  El devenir es tan rápido que en cada quinquenio evolucionamos al mismo régimen que hicimos en el decenio anterior y así sucesivamente.  El empuje es supremo y la necesidad cada día más ferviente.  Hay incluso reputados científicos que sostienen que el niño que va a vivir mil años ya ha nacido, como afirma el investigador de Ph.D. otorgado por la Universidad de Cambridge Aubrey de Grey, quien centra su trabajo en el concepto de que envejecer es meramente una enfermedad y, por tanto, tratable y curable médicamente.  

Claro es pensar en que las soluciones a todo este embrollo no surgen de un mismo dogma intelectual.  Los campos de estudio aplicados al concepto de la complejidad son varios y sus soluciones, por tanto, varias deben de ser. Si consolidamos la evolución en el campo de la medicina, la indústria farmacéutica, el desarrollo aeroespacial, avances en los ámbitos sociales, políticos y, sobretodo, en el campo de la economía, ¿qué nos quedaría?  Este remanente, constituye precisamente la calidad de vida con la que vivimos en la actualidad.  Ese incremento temporal superlativo y en ciertos casos totalmente innecesario en comodidad, seguridad y salubridad ofrecido por un sistema que hemos creado, mantenido y potenciado nosotros mismos.  Este panorama que mantiene nuestras vidas en un constante proceso de elongación y vigorosidad, aunque la composición del medio en el que se desarrolle sea cada vez más duro de controlar mental y físicamente.

Quizás si nos dedicaramos al adiestramiento de ranas entenderíamos mejor porque hemos sido particularmente agraciados con el milagro de la vida y pensaríamos menos en cómo sacarle partido económico a cualquier actividad, incluso a la de las ranas.  Aunque quizás no sabríamos lo suficiente como para llegar a dicha dedicación pedagógica sin una motivación inherente material.