recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

jueves, 13 de diciembre de 2012

Siim KALLAS: conductor temerario de un tren hacia el desatre


Texto extraido de coordinadora.org, página web del sindicato estatal de Trabajadores del Mar:

11 de diciembre de 2012

Estibadores de Dinamarca, Francia, Grecia, Italia, Portugal, Suecia, Reino Unido, Malta, Bélgica, Alemania, Noruega, Holanda, España, afiliados a IDC (International Dockworkers Council) y a ITF (International Transport Workers’ Federation), así como representantes de ILWU (International Longshore and Warehouse Union) de Estados Unidos, se reunieron en la mañana de hoy en World Trade Center de Barcelona en la European Dockworkers Conference, en la que analizaron los problemas fundamentales que amenazan a la estiba en la actualidad y acordaron la creación de un Comité Conjunto de Enlace entre IDC e ITF que se reunirá en enero para concretar las medidas de presión en protesta contra las políticas neoliberales que están destruyendo empleo y minando las condiciones laborales de los portuarios, entre ellas, el paro de los puertos europeos en el primer trimestre de 2013. El espíritu de esta reunión europea de trabajadores quedó reflejado en la Declaración de Barcelona de la Conferencia Europea de Estibadores, aprobada por todos los asistentes.

En esa declaración, los estibadores europeos recogen que el “comisario europeo Siim Kallas ha diseñado y puesto en ejecución una nueva estrategia para debilitar los derechos sociales de los estibadores europeos”, heredera de proyectos de directivas portuarias que fueron rechazadas en dos ocasiones por el Parlamento Europeo y contra las que se manifestaron todos los estibadores europeos, así como importantes organizaciones de operadores portuarios y que llevó aparejadas amplias movilizaciones sociales.

En la Declaración de Barcelona también constatan que diversos países europeos y sus estibadores portuarios, están siendo víctimas de la estrategia unilateral del comisario Kallas mediante instrumentos que van desde el Dictamen Motivado contra la reciente legislación española; hasta la presión sobre el gobierno portugués para modificar el marco laboral de la estiba al dictado de sus mandatos; pasando por la desregulación laboral de los terminales portuarios griegos y la previsible presión sobre Bélgica y Alemania para que sus respectivos gobiernos actúen en similar sentido.


--------------------------------------------------------------------





"Cree el ladrón que todos son de su condición", define con razón la frase popular.  

El señor Kallas, comisario europeo de transporte, y todos sus secuaces creen que la ofensiva que han levantado en contra del sector de la estiba va a propiciar una respuesta negociadora del mismo talante que su gesto desmesuradamente torpe y desasociado de cualquier mente con algo de sentido común.  Su intención es la de aprovecharse de la situación de crisis y de la debilidad ideológica de los gobiernos para atacar, paulatinamente, a todos los sistemas portuarios país por país, en vez de hacerlo con una directiva común, tal y como ya se ha intentado en otras ocasiones.  

La voluntad de su decisión ejecutiva va a levantar un casi aletargado ánimo de combate inherente a un colectivo que no tiene demasiadas analogías con el resto de la sociedad.  Apenas hace solo unos pocos días, exactamente durante la jornada de huelga general del 14 de noviembre, ese preciso ánimo fue brutalmente instigado y alimentado por la sinrazón.  Aunque tan solo supuso una evocación inicial astutamente controlada, el potencial de ferocidad y valentía de un colectivo dispuesto a todo por defender su puesto laboral se determinó sobre el terreno con una claridad absoluta, tal y como se narró en esta entrada de blog en la jornada posterior a los hechos.

La pretendida estrategia unilateral del comisario puede y va a provocar una auténtica batalla campal si continúa adelante.  

El mundo de la estiba crece a diario en capacidad de respuesta a nivel mundial; la situación político-económica actual nos muestra la sinrazón del aparato de control y las riendas del ejecutivo del transporte europeo, parte de ese organismo, también aprieta las cuerdas.  Por ello, el progresivo esfuerzo de los integrantes de todos los respectivos sindicatos en estrecha colaboración mundial bajo el IDC produce, sin duda alguna, la uniforme y creciente formación de un improvisado ejército más valiente, más determinado y mejor armado de los valores necesarios para pulverizar cualquier atisbo de tiranía y subyugación.  Está preparado ante cualquier contingencia para defender su forma y medio de vida por lo que ello representa, especialmente en un panorama de abuso desmesurado en contra del trabajador y a favor de las élites que dictaminan el control. 

Aquí no hay tregua posible.  El camino se plantea árduo pero el apetito por el conflicto crece imparable.  

Tenga usted claro, señor Kallas, que las acciones de su ejecutivo van a provocar graves consecuencias sociales y, con lo que está cayendo ahí fuera, en los puertos se está generando una manifiesta avidez por demostrar al resto del mundo la fuerza que un colectivo cohesionado es capaz de conseguir. 

El mundo de la estiba reparte sus beneficios de forma coherente entre el gremio de los estibadores, beneficios que son una ínfima parte del bulco total que se genera en el proceso del transporte de mercancías.  El colectivo es y ha sido siempre altamente rentable para todas las empresas estibadoras por su árdua dedicación, concentración y dilatada disponibilidad.  No van a conseguir, ni usted ni nadie, introducir en los puertos el rompedor esquema neoliberalista empresarial que se está consolidando en todos los despachos del poder político y económico a nivel mundial.

Por todo ello, le advertimos que no permita que descarrile ese tren de mercancías altamente peligrosas que usted conduce desde su cómodo diván a toda velocidad hacia los puertos y con una negligencia integral.  Usted sabe perfectamente cómo encarrilar los trenes en las vías de forma coherente, la misma que ha llevado a la evolución positiva del sector hasta nuestra actualidad.  

Tenga claro que el estibador, así como el noray ancorado firmemente y que amarra a los buques sobre el muelle, pertenece en cuerpo y alma al puerto y a la estiba.  La persona que entra en el sector permanece en el por su carácter, por la pasión que le genera y porque constituye, desde el mismísimo primer día, su propia forma de vida racional.  

Nada es permanente, dijo el sabio.. No obstante, esta lucha será ardua y consistente porque nada ni nadie conseguirá aplastar la estructuración humana ya consolidada de la estiba actual.  Porque aquí la propia vida es lo que está sobre la mesa en juego y no sólo por supervivencia, sino que también por un altísimo contenido emocional.