recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

jueves, 7 de marzo de 2013

HUGO CHÁVEZ: marcha el príncipe singular del petroleo




Chávez fallec el pasado martes 5 de marzo.  

El ilustre Sr. Antonio Miguel Carmona, director del Diario Progresista, escribe hoy en la carta del director

"..Un país que duerme sobre petróleo no necesita, ni populismo, ni imperialismo, ni matones en las calles, ni volver al capitalismo salvaje. Necesita, como en el caso del Brasil de Lula, una salida socialdemócrata que supere la reacción indebida y el populismo vociferante.

Recursos hay para sacar a Venezuela del el pozo sin fondo en el que la metieron los unos… y los otros. Ni el castrismo, ni el comunismo, ni el indigenismo, llevan a los pueblos a ver más allá de sí mismos. El capitalismo, el imperialismo o la reacción tampoco.

El reparto justo de la renta, la libertad de los individuos, la participación de todos, una verdadera socialdemocracia que haga de la riqueza de Venezuela garantía de prosperidad en igualdad.
Sin gritos, sin falsas esperanzas, sin populismos o estridencias, sin exageraciones o excentricidades. El futuro de los pueblos sólo depende… de los pueblos". 



----------------------------------------------------------------



Parece ser que la opinión pública más generalizada sobre el recientemente fallecido ex-presidente Hugo Chávez, presidente gobernante de Venezuela durante los últimos catorce años, mantiene una dualidad disparatada de conceptos.
Segun nos lée la wiki: 

  Hugo Rafael Chávez Frías (Sabaneta, 28 de julio de 1954 - Caracas, 5 de marzo de 2013), conocido como Hugo Chávez, fue un político y militar venezolano, presidente de la República Bolivariana de Venezuela desde el 2 de febrero de 1999 hasta su muerte. Ingresó al Ejército Nacional de Venezuela en 1971 donde desarrolló un interés por la política y fue cofundador en 1982 del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200) en medio de la crisis económica y social que conllevó al llamado Caracazo en 1989. En 1992, Chávez, junto con otros militares del MBR200, intentó un golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez el cual fracasó y por el cual fue encarcelado durante dos años, hasta ser indultado más tarde por el entonces presidente Rafael Caldera. Chávez se postuló a los comicios presidenciales de 1998 con el apoyo del Movimiento Quinta República (MVR), y tras obtener la victoria se convirtió en el 42.º presidente de Venezuela con lo que buscó consolidar la llamada Revolución Bolivariana basada en su proyecto socialismo del siglo XXI.

Chávez inicialmente abogó por derogar la Constitución de Venezuela de 1961 en 1999, impulsando un Referéndum constituyente que fue aprobado por más del 80% de votación popular. Luego impulsó un segundo referéndum constitucional que resultó en la ratificación de la nueva Constitución de Venezuela de 1999 con el 71,78% de los votos. La polarización política desembocó en el golpe de Estado de 2002 en el que fue derrocado por dos días por el industrial venezolano Pedro Carmona. Chávez fue restituido en el poder tras un contragolpe de las Fuerzas Armadas de Venezuela.  La tensión política continuó con los hechos de la plaza Altamira y el "paro petrolero" entre diciembre de 2002 y febrero de 2003.
Escritores como Nikolas Kozloff le han denominado como un «fenómeno político», un mandatario que mantuvo excelentes relaciones con países latinoamericanos, pero que rechazó el imperialismo norteamericano.  


Todos los elogios a su persona y forma de gobernar vienen siempre direccionados desde las bandas rojas más izquierdistas, quienes aseguran que su labor ha sido fundamental para la recuperación de la calidad de vida en su rico país.  Las abundantes represalias sobre su gobierno, provienen de los círculos más capitalistas y enturbiados en los conceptos generalistas del neoliberalismo dominante del planeta.  Sea como fuere, excelente para unos y pésimo para otros, su genio, personalidad, carácter e inteligencia ha dejado tras de sí a un país semi-huérfano que desconocía la gravedad del avanzado cáncer de su presidente y, probablemente, el de la propia nación.  Tampoco las informaciones llegadas a España a través de la prensa sobre el estado de salud de ambos nunca han dado tales señales terminales, dado el filtro que sufren éstas a modo de censura moderna.   

El fallecimiento nos ha cogido por sorpresa a prácticamente todos.  Así, ahora, muchos respirarán tranquilos, otros empezarán a sentir un proceso de sofoco creciente y aún otros, empezarán a frotarse las manos midiendo el potencial del bocado que pueden acometer sobre un país que, desprovisto ahora de su principal y opinionado defensor, como afirma nuestro indefinido director del DP "duerme sobre petróleo..", un lecho de lo más peligroso para quién desée tumbarse a descansar con una visión de tranquilidad hacia el incierto futuro. 



Esperemos que esa salida socialdemócrata que demanda el director venga con celeridad y progreso para Venezuela.  Aunque dudas sobre el tema se levanten solas con cierta infranqueable sospecha..