recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

lunes, 13 de mayo de 2013

La carta a DON MARIANO y el aceite de ARGÁN



"Vestirse del Primark y posar en la cola del paro, prometiendo a los españoles arreglar su mayor problema, es sólo demagogia. Llegar al poder a base de mentiras y una vez ahí seguir engañando cada semana a los ciudadanos es cinismo. Pero seguir gobernando con unas medidas que nadie votó y que encima han hundido en la miseria al país, eso sólo puede ser incompetencia.
Querido Mariano Rajoy:

Supongo que no dará abasto con todo este marrón de ser presidente del Gobierno: que si hay que madrugar entre semana, que si Wert vuelve a meter la pata, que si hay que viajar a Bruselas cada dos por tres... ¡con el miedo que le da a usted volar! Vamos, normal que viva "en el lío". Como dentro de unas semanas cumplirá 57 primaveras, me he permitido ofrecerle, como regalo, un quinteto de medidas para reducir el déficit que tanto aprieta. Así podrá dedicarse con calma a organizar su fiesta de cumpleaños. 

1º Fin del Concordato con el Vaticano. Todo el mundo tiene derecho a creer en zarzas ardiendo, magos con turbante o unicornios rosas invisibles, pero los vicios derivados, que se los paguen de sus bolsillos. El que quiera ir a hospitales religiosos o recibir clase (de Matemáticas o Religión) por parte de monjas tiene que financiárselo él. Y por supuesto, nada de exenciones de impuestos para quienes viven de un cuento milenario. El ahorro final estaría entre los 6.000 y los 10.000 millones de euros.

2º Erradicar el fraude fiscal. Según el profesor Vicenç Navarro, el fraude fiscal en España ronda los 90.000 millones de euros al año. Eso sí, querido presidente, no caiga en el error fácil de culpar al fontanero que no pasa factura o al paleta que cobra en negro. El 72% de este fraude proviene de las grandes fortunas, de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año, y de la banca. Para perseguir este delito podrían sus señorías amenazar con esa cadena perpetua que han creado a quien defraude más de cierta cantidad. Pero también, gastar un poquito del ahorro previsto en incorporar más inspectores. Así, de paso, reducen el paro. Para no pasarnos de optimistas, imaginemos que al final recupera sólo la mitad. Ahí van otros 45.000 millones de euros.

3º Eliminación de las Diputaciones: Gobierno central, Comunidades Autónomas, Diputaciones, mancomunidades… Señor Rajoy, esto es un descoloque. O más bien, un coloque porque tengo la impresión de que estas arcaicas instituciones sirven en gran medida para repartir dádivas. Que se lo digan si no a la presidenta de la Diputación de León, de la que ya he perdido la cuenta de los cargos que tiene… ¿13? ¿14? ¿20? Muchas de las gestiones de estos entes pueden ser asumidas por las autonomías o mancomunidades de municipios. Teniendo en cuenta que las diputaciones cuestan al año 20.000 millones de euros, y que habrá que destinar algunos fondos a quienes asuman sus principales competencias, podría ahorrarse entre 5.000 y 10.000 millones de euros.

4º Regulación de la prostitución y las drogas blandas: Son muchos los que han calculado cuánto podría sacar el Estado de unas prácticas que, gusten más o menos, existen. Incluso tirando por lo bajo (un IVA del 7% para la prostitución e impuestos para marihuana y hachís similares a los del tabaco) la cifra no bajaría de los 15.000 millones de euros. Y todo esto sin tener en cuenta cómo se descongestionaría el sistema penitenciario (más de la mitad de reclusos lo son por delitos derivados de las drogas) y el tiempo libre que tendrían policías y jueces para perseguir la corrupción fiscal de la que hablábamos antes.

5º Instauración de la III República: Sí, ya lo sé, presidente, le parecerá un capricho. ¡Pero déjeme soñar! Seamos serios: lo de que la Monarquía cuesta 8 milloncejos y que el Rey cobra sólo el doble que usted es un cuento muy bonito, pero ambos sabemos que no es así. A todo esto hay que sumar el mantenimiento de palacios, coches (¡300!), yates… el coste de los viajes, las galas, las audiencias, las bodas reales, personal de seguridad… Un jaleo, lo sé, presidente, pero tengo una buena noticia: hay gente que se ha tomado la molestia de sumar todas las partidas y aseguran que la cantidad anual que nos cuesta tener Rey asciende a 560 millones de euros.

Resumiendo. Haciendo unas simples medias para limar las horquillas a mí me sale que le acabo de ahorrar más de 76.000 millones de euros sin tocar el Estado del Bienestar. Eso dejaría nuestro déficit por debajo del 1%. No se olvide de que en Bruselas quieren que tengamos un 3% para el año 2013. ¡Imagínese lo que podrías presumir (usted o su traductor) en las cumbres europeas!

Pero ahora viene lo mejor, el bonus track. Podría limitar el sueldo de los alcaldes para que no cobren más de 45.000 euros (que es la mitad de lo que cobra usted como presidente del Gobierno); meter la tijera a los coches oficiales (que en mantenimiento diario sólo en las autonomías se nos van más de 56 millones de euros al año); meter en cintura a los militares (que tienen una deuda de 26.000 millones en armamento) y eliminar el Senado (o le damos poderes reales o evitamos que siga costando 50 millones anuales).

Si hace todo esto, para su próximo cumpleaños seguro que hasta tiene superávit. Si es así, no quiero que me de las gracias ni que me haga presidente de la Agencia EFE. Sólo le pido que no se gaste los beneficios en aeropuertos peatonales, carreras de Fórmula 1 o macrocasinos…".

-----------------------------------------------------------






Partiendo de las mentes desinstruidas de todo sentido común razonable, aquellas que navegan sin preocupación promovidas por su impertinente ignorancia a la empatía con los problemas de la realidad circunstancial, llega con un brillante clamor la petición desconsolada popular más antigua ante la intolerancia, la que no sostendrá ya más importunios a la paz y a la coherencia social, la demanda de unas inmediatas y necesarias elecciones anticipadas a las cúpulas de nuestro gobierno nacional.  

El proceso debe acontecer antes de que el actual grupo de infructuosos, ineficaces e incompetentes políticos hundan el país tan profundamente que jamás nadie consiga levantar cabeza de nuevo por tener las mentes ahogadas en el limbo irracional, el que ustedes, políticuchos de cuartel, prodigan desde sus despachos sin ningún miramiento social al igual que lo han hecho en Grecia sus gobernantes ayudados por los asociados arraigados a las tenebrosas sombras del mundo inverosímil, vástamente supeditados a la  devastadora e imperecedera maquinaria del gigante sempiterno que un día fue llamado Goldman Sachs

Sr. Presidente del gobierno de España:  desde aquí apoyamos unilateralmente la elocuente carta del airoso Sr. Pasadinas, aunque escapando totalmente de ese tono disfrazado de simpatía y confraternidad con el que él apoya sus intencionadas verdades, en realidad.   

Añadiremos señores del gobierno, para mostrar nuestra clara discrepancia de paseante cotidiano sobre la realidad que están ustedes creando, que si no cambian sus descabelladas maniobras deconstructivas, más pronto que tarde aparecerá alguien que no guardará las formas en el diálogo intelectual, no comprendiendo por qué su familia padece hambre mientras la mayoría de ustedes viajan en su lujoso coche oficial, o no verá nada claro que sus ahorros o jubilaciones se destruyan por su flagrante ineptitud irracional.  Ese individuo será el que sin duda pondrá en peligro su compleja e indisoluble, ahora, integridad ministerial.   

Entienda usted, señor Presidente, que más pronto que tarde alguien con suficientes garantías inteligibles conseguirá que usted y sus actuales fastidiantes y desmañados Ministros desmoronen el remanente de su partido que actualmente se encuentra amasando más pena que gloria en esta época de forzada rebelión gestacional.

Al igual que se demandan elecciones anticipadas, exigiremos su cese como Presidente nacional, también le pediremos que usted sea expulsado de la irrisoria, ahora, institución del Partido Popular, un colectivo de mentes que no ayuda a nadie más que a los que financian su propia solvencia y denostada identidad.  

Para añadir aun más, si cabe, afirmar que a todos nos gusta (y reconocemos con holgura) que nos hunten para recibir a cada jornada el masaje con aceite de más alta "calidad", aunque sepa usted Don Mariano, que hoy evoluciona, efervescente, una mayoría en el pueblo quienes no toleran la discrepancia en cuanto al uso totalmente discriminado que ustedes practican en lo concerniente a repartir ese buen aceite en su coherente "cantidad".  Compartir es necesario y el buen camino del concepto es, simplemente, la igualdad.


imagen tomada y coloreada de tabula rasa



Terminando ya, insisteremos por si no le ha quedado claro, en que la atención social está cambiando hacia el escenario donde se representa el acto en el que a todo el público se le ofrece un equitativo pedazo del ahora mal compartido bien común.  Aquel que durante el pasado más inmediato algunos han podido sólo atisbar y otros, fruto de su buscada y explotada chiripa contextual, han llegado incluso a probar.  En cambio ustedes, los incoherentes asentados en sus cómodos tronos del cuatrienio desde lo alto de los palcos, con la visión del escenario en su totalidad, han incurrido impúnemente en la glotonería absurda y más visceral.  La que ahora determina una compleja forma de importunante revolución social.

Tenga en cuenta usted, entonces, que todos gustan de ese dulce y sabroso caldo de la verdad.  Si nada comparten ustedes a tenor de su desesperado egocentrismo y ambiciosa mezquindad, el individuo lo imaginará y buscará por otras vías, aquellas que pueden surgir de la más pura irracionalidad.  

Recuerde usted, estimado y desalmao Presidente, ese antiguo y razonable dicho que lee: "Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita..".

Quizás le quede algún margen en la calzada para detenerse a pensar..