recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

martes, 21 de mayo de 2013

La CIUDAD inundada y el FINAL de la CRISIS




"..no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa".

artículo completo

Gracias Ale

 

------------------------------------------------------------------



Película Brigada de Élite (Ruben Fleischer, 2013). En uno de los diálogos entre el supuesto vendedor de bíblias, Sargento Jerry Wooters (Ryan Gosling) y el Sargento John O'Mara (Josh Brolin) se ilumina un mensaje que da forma a la clave para desenlazar la caótica realidad del protagonista: 

          "la ciudad esta llena de agua.., tú buscas un cubo y lo que necesitas realmente es un bañador..".

En el filme, totalmente desaconsejable desde el punto de vista de la narrativa cinematográfica, destaca sólo esa línea de diálogo en los casi ciento veinte minutos de pésimo entretenimiento que relata una historia basada en hechos reales y puesta en escena con una mediocre actitud, muy a pesar del elenco de estrellas hollywoodienses que componen su reparto.

Al igual que en la película, nuestra realidad se exhibe postergada ante las manos del porcentaje unitario de la alta sociedad que maneja los víveres de los que todos disponemos ofreciéndonos tan solo los confines de la podredumbre, si juzgamos por las reflexiones con las que las publicaciones izquierdistas inundan los medios actualmente.  A pesar de todo, tales razonamientos mucho tienen que ver con lo que acontece verdaderamente en el panorama popular contemporaneo.  Y como ocurre en la película, todas las estrellas del reparto se ametrallan los unos a otros constantemente y tan solo caen los idiotas que deambulan distraídamente desesperados por las oscuras y siempre mojadas calles de la eterna ciudad.

Para su contraste, añadiremos de la mano de Dan Kervick (traducción de Miguel de Puñoenrostro) una interesantísima reflexión que dice así:

    "..la razón de que esté siempre en nuestra mano el desarrollo y la mejora de nuestros países tiene, al final, poco que ver con el sistema monetario.  Podemos seguir desarrollando y mejorando nuestro países, porque no nos hemos quedado sin recursos materiales y sin recursos humanos; porque no nos hemos quedado sin la capacidad para invertir nuestros recursos nacionales inteligentemente en la construcción de un futuro mejor;  porque el progreso real es mejor que el estancamiento y el declive;  y porque nuestros sistemas de administración y gobierno son todavía lo suficientemente eficaces para desempeñar la tarea, siempre que se ven estimulados y animados por una opinión pública vigorosa, organizada y movilizada que sabe lo que quiere.

Sin embargo, cuando nos quedamos sin inteligencia, o sin voluntad de cooperación, entonces carece ya de importancia la riqueza material y humana de que dispongamos, o el tipo de sistema monetario que tengamos.  El aislamiento social, la ignorancia, la falta de espíritu comunitario, la rabia solitaria y el imperio de perspectivas de laissez faire ("dejar hacer, dejar pasar") radicalmente individualistas que atomizan y debilitan a la opinión pública son otras tantas formas de pobreza nacional.  Si seguimos sucumbiendo a los ubicuos mensajes del sistema granempresarial de organización del ocio, que nos inducen a pensar antisocialmente de manera individualista, a despreciar lo que queda de nuestras instituciones democráticas y a nuestros conciudadanos, a entronizar la dominación y la subordinación interpersonales, a desdeñar la igualdad, a sumirnos en la superficialidad y en la barbarie imbécil, a valorar la autoafirmación vana por encima de la cooperación; si seguimos sucumbiendo a todo eso, entonces degradaremos horriblemente el valor de los recursos que todavía poseemos en abundancia...". 
 
Dan Kervick es doctor en filosofía por la Universidad de Massachusetts, especialista en la filosofía de David Hume. Sus áreas de investigación son la teoría de la decisión racional y la metafísica analítica, y colabora regularmente en el blog de teoría económica postkeynesiana New Economic Perspectives.
enlace al artículo original


Así pues, estimada Concha Caballero, podemos afirmar, sin demasiado miedo a errar, que la fuerza colectiva que se está generando causada por toda la inmundicia incoherente de la política actual, va a ser difícil de anular, pues todos los que tenemos el empeño de sobreseir su derrotante e infame crisis, crecen en número a cada jornada y con la organización de cada evento social.  Los efectos del proceso depurativo colectivo ante la beligerante crisis global, levantarán la nueva sociedad mediante elementos que no serán otra cosa que los purificadores del carácter de una comunidad que se encuentra por el momento ligeramente desencajada y falta de una aparente coherencia racional.  Tiempo al tiempo, pronto se verá..

No obstante: el que quiera peces en el futuro, estimada amiga.., su culito tiene ahora que mojar. Piense que ahí fuera somos muchos los que nos deleitamos constantemente con el mero hecho de pensar en ir a pescar.  

Recordemos, para finalizar y en todos los casos, que el cubo es para los peces y el bañador servirá siempre para resguardar nuestra respetada y venerada intimidad personal.