recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

miércoles, 1 de mayo de 2013

PENSAR no es ilegal, pero sí resulta caro de mantener..








"Pensar no es ilegal (PNI) se enfrenta a cambios.

No puedo más. Esa es la verdad, no puedo mantener el ritmo de publicaciones de este espacio, vosotros los seguidores y colaboradores me habéis dado un empujón y una energía por la cual no lo he cerrado antes o no lo pasé a un segundo plano.
 
Este espacio me ha consumido mucho tiempo, tiempo que he invertido con ganas, tiempo que se ha visto recompensado con un seguimiento completamente inesperado, tiempo del que no me arrepiento de haberlo invertido, tiempo del que ya no puedo disponer para él.
 
En casi dos años de publicaciones casi ininterrumpidas he tratado de mantener un mínimo de calidad, unas formas y un estilo en las publicaciones que seleccionaba, evitaba caer en las cortinas de humo de la información, como el debate sobre el problema nacionalista (puede que en una publicación futura hable de ello), o la personificación de los problemas políticos y económicos - porque lo que vemos sólo son los títeres de un teatrillo manejado por unos poderes apabullantes - o en clichés ya asociados a unos prejuicios que he evitado, algunos de estos clichés tienen razón y comparten mi simpatía, pero son clichés con unos prejuicios que dañan y no ayudan a la difusión de la información que he querido compartir.

PNI mientras estaba estudiando o con una ocupación no me ha supuesto un problema, pero tras terminar mis estudios y ocupaciones y depender de mi mismo en mi futuro profesional y personal me he dado cuenta de que el mantenimiento de este espacio me ha terminado afectando en mi estado anímico diario, el mantenerme informado, el hacerme con un mosaico constante de la realidad y el retener toda esas pinceladas de información me ha dado un conocimiento de la situación actual que ha terminado llevándome a una actitud pasiva respecto a mi futuro. Porque sé que lo tengo negro y me quedé sin fuerzas para al menos pasarlo a castaño oscuro. El no tener una ocupación diaria fija sumado al tiempo invertido en este espacio me llevaron lentamente a esa situación.

(Invito a todo al que dude de este hecho a hacer el siguiente ejercicio: visitad este enlace: http://pensarnoesilegal.net/tagged/enlaces/page/9 - son todas las recopilaciones de noticias desde que empecé a archivarlas, hay muchas más sin etiqueta,  e id avanzando, veréis como todo va de mal en peor y noticias que al comienzo eran importantes ahora son minucias, y  podréis comprobar como se os queda el cuerpo después de leer unas cuantas páginas)

No puedo permitir que esa merma anímica me vuelva a afectar, tengo mucho que hacer para generarme una oportunidad en mi vocación y disfrutar en el proceso.

Por lo expuesto PNI se quedará como un espacio donde publicaré mis artículos de opinión - pues quiero mejorar mi redacción periodística - y crónicas de eventos sociales reivindicativos. Y sé que este hecho llevará a una perdida de seguimiento pues no seré constante hasta dentro de un tiempo y sé que a muchos mi opinión les importará un carajo.

Ha sido un largo camino y me ha gustado recorrerlo a su lado. Nos vemos en las calles".

-----------------------------------------------




Curiosas son las coincidencias que uno encuentra a lo largo de su vida mientras mantiene interés en la correspondencia cognitiva con el prójimo casual.  Hace unas semanas que este humilde servidor había empezado a esbozar en su mente un escrito de idénticas características y proporciones para publicarlo, en su día determinado, como un gesto final de la trayectoria al periplo de orígenes introspectivos en la propia razón a través del análisis de la realidad exterior.

La interpelación que se proponía en los inicios de su gesta como el elemento que iba a estructurar el viaje a través del lenguaje comunicativo era fundamental, incluso pretendiendo encontrar en el espacio virtual una razón determinante para contrastar con el desconocido interlocutor aquello que requería el análisis del entorno para poder profundizar en el interior de uno mismo, como ejercicio autodidáctico en consonancia con el escenario plural.  

Sin lugar a dudas, después de tan interesante punto de vista, es una pena ver como la fuerza de la perversidad exterior marchita despacio el buen coraje contenido en el interior del individuo luchador, pero el tiempo avanza intransigente instaurándose como el único elemento real que el ser humano todavía no puede detener.   

Observaremos, pues, por mucho que nos ceguemos con las manos sobre el rostro, la realidad seguirá rigiendo en la consciencia, muy a pesar de lo que se intente obcecadamente reparar desde los infinitos y preservados rincones de la seguridad personal.   Es necesario que alguien tome su testigo y continúe la carrera de la utopía, cuando uno desfallece otro debe tomar el testigo en su lugar.  De otra forma el desconcierto del caos en el que nos obligan a asentarnos, jamás encontrará un final.

Por nuestra parte, esta lección lingüística del compañero intencional ha inyectado, si cabe, algo más de ánimo en contra de su preciso gesto, el cual entendemos con toda claridad.  Así pues, seguiremos indagando por el bosque para buscar esas ramas secas y así poder alimentar las llamas que abrigan e iluminan la hoguera de este éxodo de tolerancia por la realidad.  A pesar de que por nuestro camino vayan lanzando, los perversos poderosos desde las cumbres, los troncos de madera recién talada a modo de tormenta desesperada con el fin de evitar un nuevo y amenazante ascenso, desde la visión egoista de su intolerante mezquindad. 

Nos veremos en las calles, o no..  Entretanto, estimado colega de ayunos, ¡bon voyage..!