recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

martes, 28 de mayo de 2013

ANTISISTEMA de un orden corrupto

Xue Jiye



José Chamizo:

"El Defensor del Pueblo (andaluz) ha estimado que estamos al borde de un "estallido social", que debería ser evitable porque puede ser muy violento".


"..podemos ser antisistema y gente de orden, de otro orden, del que sea capaz de responder a lo que hoy necesita la sociedad. Una vez más, por decirlo de manera simple: enterremos de una vez la Transición en la Historia; si quieren con letras de oro, pero dos metros bajo tierra. ¿Sáben qué creo? No es la gente en la calle quien ha matado el espíritu de los ochenta: son los mercados y la inoperancia del Estado y sus servidores los que han liquidado aquello".

Le permito la broma, Sr. Juan A. Cabrera, faltaría más.. 

No obstante debemos medir nuestras palabras si son públicas, pues las ideas de levantamiento pueden llegar a ser interpretadas por los integrantes del poder, quienes podrían tomar la idea y corromperla en propio juicio para elaborar, mediante sus discapacitadas mentes en cuanto a lo social, un parámetro de actuación paralelo en contra, algo que ya no es tan original.  Muy a pesar de que lo publique en los medios un personaje con relevancia en la cadena de poder gubernamental, la intención es buena pero al despiadado adversario no se le anuncia una forma de ataque.  

Ha ocurrido en el pasado, ocurre en el presente y, si no nos andamos con cuidado, nos lo van a aplicar en el futuro con entera indiferencia, masacrando indiscriminadamente todos los brotes ideológicos de entre la sociedad, alegando cualquier forma de defensa en contra de un supuesto terrorismo de cáliz religioso, racista o, simplemente, nacionalista.

Dejemos que la montura trote al galope sin contemplar la seguridad del despiadado y torpe jinete, el propio camino marcará el momento en que la rama oportuna le propiciará al caballero el golpe fatal.  Alimentemos a su corcel con buenos pastos y cuidémoslo con venerado esmero.  El inhumano y sanguinario hidalgo, tarde o temprano, seguro que se dará de bruces contra el suelo mientras continúa con el acostumbrado e intenso azote al potro para obtener, mediante el apresurado galope, su egoista y despreciable propósito personal.

Dejemos que le lapide su propia ignorancia.


Xue Jiye