recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

miércoles, 3 de abril de 2013

La práctica de lo IMPREVISIBLE y los COLECCIONISTAS de minucias

Imagen tomada y manipulada del blog de Poesía de El Toro de Barro


Arturo Borra opina en Rebelión sobre "Una réplica al cinismo" (texto completo):



Puede que nuestro objetivo no sea otro que “..hacer aparecer en la práctica una línea divisoria entre los que quieren más de lo que existe y los que ya no quieren más” (1).  Ese “más” es de otra especie; es un suplemento que, cualitativamente, exige una sociedad que no se resigne a los escombros.

Hay que decidir entonces en esa línea divisoria: a cada instante, tenemos que optar entre asaltar el orden del mundo o defenderlo.  Quien declara no optar ya ha optado por su defensa: toma partido por los que, en las condiciones del presente, gozan los privilegios de su existencia.

El antagonismo no es electivo.  La escalada que vivimos es de tal magnitud que nadie puede sustraerse a sus efectos. En una situación histórica semejante, lanzarse hacia aquello que parece inatacable es una apuesta de vida.  Que las posibilidades de cambio social no estén aseguradas no nos exime de movernos hacia un horizonte que exige “más” no sólo de los otros, sino también de nosotros mismos.

El riesgo de quedar atrapado es irreductible: “Es sabido que esta sociedad firma una especie de paz con sus enemigos más declarados cuando les ofrece un sitio en su espectáculo” (2).  La catástrofe diaria del capitalismo nos desafía a no retroceder ante ese riesgo.

Nunca murieron tantos seres humanos como en la actualidad, a pesar de que las condiciones técnicas para evitarlo sean inéditas.  La masacre pasa desapercibida sólo a quien cierra los ojos.  No hay que buscar demasiado para encontrar cadáveres detrás de las grandes fortunas.

Se puede mirar hacia otra parte.  Hacer del goce una justificación para el autismo o convertir la resignación y el conformismo en religión oficial.  Declarar los sueños en bancarrota, en nombre de un realismo que alza como infranqueables los límites del mundo actual.  Reírse de los utopistas -denunciarlos por totalitarios, burócratas de lo imposible.  Sospechar incluso de cualquier proyecto que no se contente con lo menos, esto es, ingeniería social local, política reformista, sacrificio graduado.

Como saben los situacionistas, no se trata de plantear fórmulas revolucionarias generales.  El lenguaje formulaico, al uso, es parte del espectáculo de nuestros amos.  Señuelos para los desprevenidos.  La práctica del cambio se gesta en una pluralidad de agentes sociales, sin centro unitario.  Lo que desafía lo espectacular no es un nuevo guionado, sino la ruptura activa de la lógica de los papeles: la práctica de lo imprevisible.

Eso no niega la necesidad de una articulación política de nuestra voluntad, a través de un proyecto emancipatorio que no significa nada distinto a una anticipación abierta de la instancia decisiva de la praxis.  O, si se prefiere, el borrador colectivo para no claudicar ante lo inaceptable.

Incluso si el fuego nos devora, ¿qué otra salida podríamos imaginar que no sea dar vueltas en la noche? Cuando a plena luz del día el horror no espanta, la oscuridad puede ser una forma de guarecerse para luchar.  No hay reposo ni reconciliación.  Si llaman “inmadurez” a la negativa a dejar de cuestionar lo heredado, nuestra decisión más razonable es aceptar la condena y resistirnos a la normalidad de lo siniestro.

No vamos a negar que nuestra incompetencia para respetar el buen sentido es máxima.  Demasiados sujetos competentes sostienen la actual estructura del mundo.  ¿Estamos por ello desmantelados, girando sin saber ya qué hacer?  Nada de eso: el incendio de lo visto podría ser una buena respuesta.  La invención de otra cotidianeidad, el itinerario abierto de una «política nocturna» que se abre paso hacia lo excluido.

La osadía política consiste ante todo en mantener abierta la pregunta por el deseo colectivo mientras nos desplazamos.  Ante la obscenidad cínica convertida en moneda de cambio, la réplica es la insolencia kínica: el sabotaje a una economía del cálculo, el desafío a la racionalidad del dominio que exhibe con buenos modales su potencia homicida.

Contra el pensamiento inocuo -volver a pensar.  Querer más es una declaración de guerra a la idiotez convertida en norma moral.  Es comprensible que alguien pregunte: ¿no somos ya irrevocablemente imbéciles?  Puesto que no estamos fuera de nada, la pregunta se hace tanto más irrenunciable.  Incluso si no pudiéramos escapar de esta imbecilidad del todo, el deseo de una salida sería tanto más imprescindible.

Tampoco cabe esperar nada fuera. Crear grietas es nuestro camino político.  Cercados por una membrana cada vez más asfixiante, horadar su superficie es cuestión de vida, de otra vida (y no de sólo de mera supervivencia).  El encierro no previene de nada sino que aísla de la alteridad.

Tampoco vendrá nadie.  Los desposeídos no verán restituida la justicia en una experiencia mesiánica. El fin del mundo se aplaza a cambio de continuas catástrofes.  La promesa sólo nace de estos escombros.  Es la que alzan los albañiles de lo imaginario.  No hay desencanto: contra el discurso de la seducción, tampoco tenemos que aceptar la futilidad del mundo.  Si morar es parte de la trampa, nosotros nos lanzamos al exilio.  Horadamos el baldío en el que se amontonan los desechos.

En una época en la que el cinismo es hegemónico, la insolencia es una actitud infrecuente: cuestionar la autoridad y las jerarquías, al fin y al cabo, exige una osadía intelectual y ética más bien atípica, incluso en una multitud de intelectuales y académicos reducidos a expertos del orden y a una infinidad de artistas convertidos en coleccionistas de minucias.  En efecto, “..la insolencia es esa libertad que podemos expresar cuando nos liberamos de los vínculos que nos atan, una trascendencia que sólo se puede vivir durante un cierto tiempo, el que necesita lo real para atraparnos” (3).

No bastará, desde luego, con ser insolentes.  Cuestionar lo que hay de místico en la autoridad y de criminal en lo institucional es asumir un compromiso que exige un trastocamiento de lo real antes de que lo real (la prepotencia de los poderosos) nos atrape.  Sospechar lo que hoy se inviste de un aura respetable forma parte de una insólita práctica de libertad.  Llegados a este punto, ¿hay algo más insolente hoy día que una demanda de justicia que no se contente con obtener un sitio en el espectáculo?


Notas:
 1. Debord, Guy (2000): In girum imus nocte et consumimur igni, Anagrama, Barcelona, p. 48. 
2. Debord, Guy, op.cit., p. 53. 
3. Meyer, Michel (1996): La insolencia, Ariel, Barcelona, p. 134   

fuente: rebelión

 
----------------------------------------------------------------------


Imagen tomada de flickr: Meredith


Gracias Sr. Borra, muy elouente y mordaz.

Sin duda el tiempo hoy induce a contemplar, bajo los efectos singulares de una opresora sátira aplastante, el constante cambio de carácter con el que nos conducen los poderosos en su afán.  Descripciones detalladas del absurdo más locuaz prenden llama a los arbustos de la esperanza en esta triste, austera e imperfecta realidad.  Mas, dado el constante esfuerzo colectivo, pronto caerán desde los altos cirros del cielo, fríos cristales afilados que tallarán, solventes y con una atención mordaz, el íntegro y complejo busto de la codiciada y detallada forma de la verdad.  Entonces, los pobladores del imaginario desde la oscura sombra y ayudados por la fuerza de su insolencia alcanzarán el credo requerido y, así, conseguirán avanzar en buena consonancia con la más, venerada e idolatrada, pura forma de libertad..

La lucha.., siempre viva.