recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

domingo, 9 de junio de 2013

Matar al ARQUITECTO: Spain is different

http://nocountryforarchitects.blogspot.com.es/

¿Arquitectura sin arquitectos?

Los borradores de una nueva ley avisan de que se permitiría proyectar sin la formación adecuada

la Ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, LOE, que establecen algo tan obvio como que:

  “Las casas las hacen los arquitectos que son los que han estudiado Arquitectura” (nadie pone en duda que a los enfermos los tratan los médicos, que son los que han estudiado medicina, y aunque algunos abogados de aseguradoras sepan bastante de medicina, a nadie se le ocurre que vean enfermos y les receten)".


------------------------------------------------------






En el Reino Unido funciona así, o por lo menos hasta el año 2001, y su implantación y uso no producen alteraciones aparentes a nivel profesional porque a nadie de esa sociedad se le ocurriria eludir la contratación de un arquitecto para diseñar y construir la edificación que van a utilizar para algún propósito de resguardo y convivencia; hablamos de una sociedad con cierto sentido común. 

No obstante, en nuestra tierra, el escenario cambia.  Un paso tan sencillo como este generaría eventualmente la brillante oportunidad profesional para albañiles, yeser@s, instalador@s, diseñador@s de interior, am@s de casa aficionad@s a la decoración y demás, incluso al despistado vendedor de pisos aficionado al diseño de interior casual, para engendrar la erección de nuevos edificios desde sus variados y, posiblemente, acertados puntos de vista.  No obstante, el conocimiento de las normativas edificatorias y urbanísticas, la formación continuada en nuevas tecnologías y materiales, la programación de las fases de obra, el nivel satisfactorio de adaptación alcanzado por el profesional que se ha dedicado en exclusiva como técnico, périto, conocedor y capacitado arquitecto o aparejador, el que desarrolla en su carácter emprendedor de empresario las capacidades para crear y asegurar empleo, todo ello, desaparecería.

Por esa razón, señores en la sala de control: vayan con cuidado con algunas delicadas decisiones, no olviden que estamos en territorio cañí.  

Que después no tengamos, los arquitectos y aparejadores, que bajar del supuesto "trono" donde descansamos al costado de nuestras rebosantes arcas, para arreglar los consecuentes desastres constructivos y urbanísticos que sus nuevos espontaneos profesionales determinen.

Aunque, visto desde otro punto de vista.., malos arquitectos hay en todas partes.. (si no que le pregunten a las estrellas urbanísticas de Barcelona en la definición de las vías de circunvalación de visión pre-olímpica..).  Sin embargo, con el crecimiento de sus despachos, éstos adquieren la capacidad de emplear profesionales que corregirán con acierto y educado criterio sus crasos errores de planteamiento de pedantes y despiadadas mentes burguesas de clase alta.

Por favor, pongan ustedes cierta atención, este es un país diferente..

Gracias Sr. Aroca.