recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

viernes, 14 de junio de 2013

Los recortes en las PENSIONES y la pugna entre titanes apócrifos



Hasta ahora, cuando uno respaldaba sus ideas en los razonamientos de un ilustre Catedrático de Universidad, sentía que su intelecto evolucionaba por la vía adecuada respaldando sus criterios con la indiscutible sabiduría originada en la figura del maestro.

Hoy por el contrario, indudablemente a causa de las complicaciones ideológicas que ha generado el forzado estado de crisis mundial, éstos individuos altamente formados en materias específicas resbalan esporádica y puntualmente en las duchas colectivas con el jabón proporcionado por el organismo de poder, aquel suministrado sólo individualmente como el privilegio para legitimar las maniobras del control absoluto e irracional.

La discusión que podemos observar entre eruditos así lo demuestra.  Tomemos un claro ejemplo actual, el ilustre Professor Vicenç Navarro discrepando hoy con el también ilustre Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, Josep Oliver:

     ".. tomando los que utiliza el Profesor Josep Oliver en su artículo.  De una manera representativa de aquellos (la mayoría) que consideran que la raíz de la supuesta insostenibilidad es la transición demográfica, Josep Oliver (a partir de ahora J.O.) indica que el punto débil de la sostenibilidad es que el número de personas en edad de trabajar (16 a 64 años) bajará de los 30.7 millones actuales a 20.8 millones a mediados de siglo, es decir en 2052, mientas que la población anciana (más de 65 años) habrá aumentado de 8 a 15 millones en el mismo periodo. Y ello dentro de un contexto de disminución total de la población que caerá de 46 a 41,5 millones, con lo cual, el porcentaje de gente anciana (de más de 65 años) pasará a representar del 17,4% en el año 2012 a un 36,6% en el 2052, situando a España entre los países más envejecidos del mundo, sino el más envejecido.  

..Estas tesis, sin embargo, son altamente cuestionables. Todas ellas se caracterizan por intentar resolver los problemas a base de recortes y no a base de aumentar los ingresos (para ver alternativas a los recortes de gasto público, ver el libro Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España de Vicenç Navarro, Juan López y Alberto Garzón).".


Extraemos unos párrafos del artículo que publicó en El Periódico J.O. hace cinco días al que alude el ilustre Professor Vicenç Navarro, refiriéndose a los innecesarios recortes en las pensiones:


     "Estos son los guarismos que están tras una propuesta que, se mire como se mire, va a significar una rebaja de la pensión. ¿Hay otras soluciones? Pues, a corto plazo y que pueda decidirlas el Gobierno, muy pocas. Para garantizar el sistema habrá que mejorar la productividad de los ocupados, aumentar su número, reducir la prestación y tender a un sistema de pensiones acorde con las aportaciones a lo largo de toda la vida activa. La mejora de la productividad es inexcusable. El aumento de los cotizantes es más complejo, ya que su crecimiento depende del volumen de empleo y de la adecuada oferta laboral. Que, a su vez, es función de la natalidad, del saldo migratorio, de los cambios en la edad legal de jubilación y de la reducción de inactivos, especialmente mujeres.

¿Hay que reducir prestaciones? Probablemente, si. ¿Bastará con ello? Seguro que no. Esta propuesta es la segunda parte de la reforma del sistema que inició José Luis Rodríguez Zapatero. Y no va a terminar ahí. Pero, al mismo tiempo, habrá que actuar en otras variables. Desde el fomento de la natalidad a la atracción de inmigración, otra vez. Hay que resituar el sistema para atravesar este choque demográfico tan severo. Más allá del 2060, dicen los demógrafos, todo volverá a la normalidad. Pero ya no estaremos aquí para verlo".


------------------------------------------------------------



ruego disculpen el lenguaje que muestra la imagen


Siempre hemos pensado que la teoría emergente de todos los campos del pensamiento humano madura las cosechas del racional colectivo, precisamente para la obtención de un mejor resultado globalizadoMediante la precisa fase analítica en la evolución del pensamiento, desarrollada in situ por indiscutibles expertos en las materias determinadas y su posterior aplicación sobre la sociedad, la teoría desarrolla una progresión evolutiva que mejora nuestras existencias a priori, no nos cabe la menor duda al respecto hasta el momento, es parte del organigrama estructural de nuestra evolución..

Ahora, a tenor de lo observado, quizás sea el momento de variar el criterio que empleamos para engendrar y entender las cosas que ocurren.

Quizás sea el momento en que debamos modificar los mecanismos que vulneran el tejido de la supervivencia de nuestra raza en el planeta, presuntamente dañados hoy por el desarrollo de los mega conocimientos cum laude que tan solo aportan beneficios a las multinacionalidades agrupadas en el sector económico, las que después son traducidas en inmensidades irracionales de aportaciones de capital para unos pocos individuos, aquellos que pertenecen al uno por ciento global.  Hoy, éstos que toleran sin remordimiento el sufrimiento de la vasta mayoría, lo hacen a cambio de mantener su egocéntrica avaricia con el único deseo mórbido y patológico de acumular, enjuagando sus perversidades con el detergente del poder.

Quizás lo que el mundo necesite en estos tiempos no sean más conocimientos especializados sinó algo más realcionado con el acto de delirar, o desatinar, desenfrenarse, desvariar, dispararse, disparatar, hacer tonterías, perder la cabeza, bailar, soltarse o, al fin y al cabo, disfrutar de la vida y soñar.. 

El pedante futuro, incierto e inexpugnable, a pesar de todos nuestros esfuerzos de mejorar siempre continuará inflexible y decidido, pues la información de la verdad puesta en común de forma generalizada puede desatar un mal todavía no conocido por el ser humano y constituir, sin duda, su propio final.



.