recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

domingo, 9 de junio de 2013

EDUCACIÓN y ESCUELA no son lo mismo

"El último estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) arrojó que las tasas de educación universitaria están mejorando en el mundo.  Sin embargo, según el mismo sondeo los países desarrollados han incrementado modestamente su porcentaje de adultos con título profesional, en comparación con las economías en desarrollo, que han presentado cambios más considerables.  El estudio consideró a las naciones que forman parte de la OCDE y aquellas que son miembros del G20, sumando en total 42.

Un dato interesante señala que aquellos países que gastan más en educación superior son a su vez, las poblaciones más educadas.  En entrevista con el portal económico 24/7 Wall St., el Jefe de Prensa de la OCDE, Matthias Rumpf, explicó que el financiamiento educativo parece tener una fuerte relación con cuántos habitantes van a la universidad.  Además, tener más educación ha ayudado a las personas en todo el mundo a mantener su empleo durante la recesión, según el organismo internacional.

En este sentido, 24/7 Wall St., recogió a los 10 países con más porcentaje de adultos (entre 35 y 64 años) con título profesional. El listado no incluye a Chile, que registró un 27% de habitantes con estudios superiores, 10 puntos porcentuales menos que Irlanda, el cual ocupa el décimo lugar.

     1. Canadá – 51%
     2. Israel – 46%
     3. Japón – 45%
     4. Estados Unidos – 42%
     5. Nueva Zelandia – 41%
     6. Corea del Sur – 40%
     7. Reino Unido – 38%
     8. Finlandia – 38%
     9. Australia – 38%
     10. Irlanda – 37%

Más atrás quedaron países como Bélgica (35%), Suiza (35%), Luxemburgo (35%), Suecia (34%), Islandia (33%), Dinamarca (33%), Holanda (32%) y España (31%).  Cabe destacar que Chile iguala a Alemania (27%), y supera a países como Italia (15%), Portugal (15%), México (17%), República Checa (17%), Hungría (20%), Polonia (23%), Grecia (25%), entre otros, según la OCDE.

* Los países que tenían igual porcentaje en el ránking fueron ordenados de acuerdo a su PIB pér cápita".


Publicado 26 septiembre 2012 por Denisse Charpentier.


----------------------------------------------------------------------





Es razonable pensar, cuando uno carece de formación académica a tiempo completo durante la edad adulta, que las mentes más trabajadas por la dedicación al estudio desarrolle individuos más preparados para razonar en una vida coherente, la que anhelamos la mayoría para que nuestro futuro abrace la idea de la plena seguridad y el respeto por nuestro entorno.

Desgraciadamente, e insisto desde el punto de vista de aquel sujeto que abandona la etapa formativa de su mente para desarrollarse en el campo laboral desprovisto de carácter profesional, olvidamos que el exceso de conocimientos o su abundancia desmesurada por enunciar algo contrastante con la incongruencia permita la obcecada imposición de un criterio en el marco de un debate entre dos emisores, incluso con formaciones paralelas discordantes.  El criterio del más formado siempre promueve las pautas que harán acallar los argumentos del contraviniente.  Piensen en el buen abogado ante la defensa de un torero retirado quien conduciendo ebrio, atropella y mata a un viandante y sale airoso sin condena..

La preparación estudiantil de grado superior o técnica que nos está confiriendo el desarrollo evolutivo del sistema educativo actual, en mayor o menor grado, manifiesta que un individuo aprenderá mucho sobre un tema en concreto y más bien poco o nada sobre todo lo demás, por eso el proceso formativo es denominado especialización.  La educación del individuo debería establecerse en una estructura con pautas generalizadas en el principio de la vida estudiantil y, a medida que uno va evolucionando en el tiempo, debería establecerce con los parámetros de especialización que le llevaran a desarrollar una profesión u otra en la sociedad, para que de esta forma, este pueda integrarse en el tejido de la sociedad convirtiéndose en un enlace que transfiere la energía suficiente para cohesionar esa malla que sujeta uniformemente a todo el sistema.

Observando los variados sistemas educativos existentes, como mínimo en nuestro país España en contraste con el Reino Unido, uno puede pensar que el sistema educativo nacional ya mantiene una estructura como la descrita en la forma de evolución lógica y coherente para arraigar el suficiente talante en relación a las capacidades productivas de su propio seno y potencial.  No obstante, a juzgar por estos dictámenes valorativos como el que mostramos en la parte superior, es obvio que muchos mantienen la idea de que nuestro nivel formativo se encuentra muy por debajo de la capacidad que el país debiera poseer en relación a los baremos dictaminados por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCED).  Se dice que España cuenta con el treinta y uno por ciento de adultos con titulaciones profesionales entre la población de entre treinta y cinco y sesenta y cuatro años de edad. Por tanto el nivel que ocupa en relación a la OCED es de baja calidad educativa.  Cincuenta y uno por ciento en Canadá y treinta y ocho en el Reino Unido..


Sinceramente, no es inteligible que en un país donde sólo los "listos" sin grandes curriculums vivan a cuerpo de rey, y sin preocupaciones de futuro, encima sean catalogados como incultos y que los verdaderamente inteligentes, por sus preciadas carreras y postgrados, deban abandonar los muros nacionales para encontrarle un sentido personal y profesional a sus trabajadas vidas.  

Quizás es que realmente nuestro territorio sea different, pues no se entiende que el "espavilado" triunfe por su descaro y el "esforzado" sea desterrado por el propio sistema social debido a su falta de empuje personal. 

Aquí nos quedaremos con aquello de que "las tasas de educación universitaria están mejorando en el mundo", no por ser las propias "tasas universitarias".., sino por que algo en sí en el planeta se considera que está "mejorando".

Permítanme la ironía, si cabe, en estos tiempos de absurda racionalidad.