recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

lunes, 10 de febrero de 2014

¿La Renta Básica amenaza nuestra anhelada equidad?

Imagen de procedencia Mejicana


"..Las grandes desigualdades económicas impiden la libertad de la gran mayoría. Cuando un poder privado es tan inmenso que puede imponer su voluntad o, dicho con jerga académica, su concepción del bien, al resto de la sociedad o a una gran parte, la libertad de esta mayoría está seriamente afectada. Y cuando hablamos de la realidad del año 2014, estamos hablando de que los poderes privados más desarrollados que actualmente pueden imponer su voluntad a la gran mayoría de la sociedad, incluidos muchos Estados que parecen estar a su servicio (y en muchos casos están directamente a sus órdenes), son las grandes transnacionales. Cuando la existencia material de millones de personas depende de la arbitrariedad de algunos pocos y potentes consejos de administración, la libertad del primer grupo peligra si no está ya echada a perder..".




----------------------------------------------






Está claro que la Renta Básica devolvería el carácter de las cosas a un remanso de equidad y construiría un determinante equilibrio en la desestructurada malla que constituye a todas las sociedades existentes pero, estimados defensores de tan testaruda y prematura hazaña:  tan sólo de una forma indudablemente teórica y totalmente desprovista de una ratificada visión globalizada, a priori, y necesariamente cotejada a nivel individual, después.

Leer y entender los conceptos que abrigan la persistente evaluación de su implantación, como en el caso de sus defensores en nuestro país España desde el año 2001, levanta múltiples sospechas desde cualquier punto de vista analítico ante la imposibilidad manifiesta del estudio pormenorizado sobre el propio sujeto social.  Parece ser que estos eminentes y capacitados pensadores y protectores de una dignidad social equilibrada llevarían razón sólo si estuviéramos tratando con una sociedad conformada exclusivamente por autómatas.  Seres sin capacidad de razonar, evaluar, escoger, discernir, pretender, desear, anhelar o ambicionar, en cuyo caso, se erradicaría por completo la disparidad entre cada uno de los individuos que constituye la diversa y atractiva globalidad de su conjunto. 

Ahora bien, ¿creen ustedes, sinceramente, que la humanidad debe evolucionar con la tendencia a homogeneizar todos los protocolos de ambición a nivel unitario?  Desde aquí, modestamente y con carácter absolutamente sólido, creemos que los márgenes de la diversidad, disparidad, antagonismo, desemejanza, contraste y diferencia son precisamente los determinantes en confirmar la riqueza que debe darse para obtener una verdadera evolución positiva de las sociedades, para poder, así, determinar un futuro con una cierta esperanza de confort y seguridad al alcance de una expansiva mayoría y de un nivel de pura supervivencia a una pequeña minoría, aquella que pierde la necesidad del esfuerzo o evolución personal.

Seguramente, antes de desarrollar las teorías sobre la implantación de la Renta Básica, deberíamos estudiar la forma de cómo acabar con la propagación de conceptos tóxicos sociales, como por ejemplo el factor "nini".  En Méjico hablan de ello con alarmante seriedad pues se ha convertido en un serio problema social.  Allí, en este caso, estudian la posibilidad de "la creación de "bonos fiscales" como premio a las empresas que más trabajadores tengan de este segmento poblacional, los cuales podrían ser efectivos en el pago de impuestos estatales por una parte, y por la otra, el incremento de turnos educativos para lograr la cobertura universal hasta el nivel de bachillerato”..  Algo que en el Reino Unido funciona perfectamente desde hace años, por no decir décadas, los Student Sponsorships, en los EEUU también.

"Empezar por el principio" es el pleonasmo que con absoluto rigor nos refiere, en este caso, a un acto de conducir concienzudamente nuestro vehículo de pretendida y necesaria igualdad desde dentro y no a control remoto desde el cómodo diván.  Claro está, si realmente se quiere llegar a alguna parte.., eso sería otro cantar.  Es por esa razón que uno discrepa, con cierto desahogo, en que la materia analizada resulta contener un carácter altamente positivo aunque, por omisión o descuido, se derrame en el interior de un recipiente cargado de partículas principalmente negativas, produciendo, al final, el conjunto que debería cohesionar en teoría pero, por el contrario, acaba precipitando y desestructurando cualquier sentido de homogeneidad.

Insistimos, hay muchos más caminos antes que debemos pavimentar.  Empecemos a regular íntegramente los niveles salariales de todos aquellos que obtienen algún beneficio económico en su actividad laboral, de 20 a 1, por ejemplo, como dijo un serio e ilustrado pensador hace poco tiempo, sólo así podremos empezar a pensar en la verdadera y necesaria equidad colectiva social..



.