recogida de una actualidad con el ánimo de archivo y la opinión personal

martes, 12 de febrero de 2013

DIRECTORES vs. PRESIDENTES: el discurso reprobable del absurdo





El Periódico, Lunes, 11 de febrero del 2013

En el año 2011, el presidente Rajoy ingresó 163.300 euros por actividades económicas sin vinculación laboral.  La verdad oficial asegura que esta sabrosa cifra proviene de los derechos de autor de sus memorias En confianza editadas por Planeta.  Dicen los expertos que lo habitual es que los autores perciban un 10 % del precio de venta de sus obras. El libro de Rajoy se vendía a 21,50 euros lo cual vendría a significar que el presidente del Gobierno colocó 74.418 ejemplares en el mercado.  En ese mismo ejercicio solo 10 libros superaron los 100.000 ejemplares de venta en España.  Y todos ellos eran de ficción. No es descabellado pensar, pues, que el libro de Rajoy pudo llegar a ser el ensayo más vendido en España en 2011.  Puede ser, ese mismo año casi 11 millones de votantes dieron su confianza al PP.  Con todo, no parece muy creíble que un libro de promoción electoral tuviera tal éxito en las librerías.

Quedan dos posibilidades. La primera que el editor de Planeta hubiera hecho un mal negocio con Rajoy adelantándole a cuenta unos derechos de autor que el libro nunca llegó a generar. Un error poco probable en el caso de la principal editorial en lengua española. La segunda posibilidad sería que algunos, muchos, miles de esos ejemplares los adquiriera el mismo PP como parte de su campaña electoral. Estaríamos, pues, ante una sofisticada fórmula de sobresueldo. En todo caso el editor de la principal cadena de televisión en España y del diario La Razón o el partido del presidente del Gobierno nos lo deberían aclarar.  Es lo que tiene la transparencia.

fuente: elPeriódico

-----------------------------------------------------------------------




Estimado Sr. Albert Sáez, suponer cosas forma parte de los procesos en los que se consolida ese atributo tan necesario que es la "imaginación" dentro de la mente humana, pero especular públicamente de esta manera, es otra cosa.. 

¿No se da cuenta usted que lo publicado por alguien con un curriculum como el suyo y en un medio como el que usted pseudo-dirije constituye la verdad para muchos lectores desinformados?  Imagino, inocentemente, que quizá esa sería la idea, ¿¡verdad..!?

Tampoco es usted capaz de utilizar las simples matemáticas para hacer una demostración de su especulativo comentario sobre las hipotéticas cantidades recaudadas de las ventas de un libro que supuestamente escribió nuestro grandioso y envanecido gran parásito al que tantos, incultos e intoxicados de podrida información en sui generis, españoles votaron por mayoría y colocaron sobre el pedestal de la presidencia del gobierno, el pasado noviembre del 2011.  

Entiendo que el Director Adjunto de una publicación como la suya, con un holgado poder adquisitivo seguramente generado por el esfuerzo de otros, debería fondear en esta bahía de gorrinos con algo más de tacto, respeto y sentido común, más que nada por deferencia a aquellos que intentan mantener un nivel creciente en su inteligencia y que pueden caer en la accidental lectura de sus desembragadas letras repletas de toxinas y una descarada voluntad manipuladora.

Cualquier valoración de su comentario dista mucho del respeto que sugeriría el mínimo esfuerzo de un renombrado periodista como usted en investigar y contrastar la información, la razón fundamental de su profesión, antes de lanzar a los cuatro vientos una opinión que no es más que una ondanada de especulaciones improbables (porque será imposible) contra nuestro descollante, desarraigado y torpe saqueador nacional número uno, una figura pública electa, muy a pesar de todo. 

Sinceramente, NO nos hacen falta más comentarios desmotivadores y depresivos relacionados con las acciones de estos "trozos de carne" que ocupan tan ilustres sillones del poder en nuestro territorio y no hacen más que robarnos el pan de la boca, sobre todo, si estos son de un paupérrimo nivel imaginativo y exageradamente especulativos como el suyo.

Esforcémonos todos un poco más para solventar este panorama superpoblado de chorizos en vez de sacar a la luz comentarios de lavanderas para la obtención de su beneficio personal, con el fin de hacer retozar aun más a los gorrinos en la ya enmierdada charca de la vergüenza colectiva nacional.  Que falta nos hace.

Creo sinceramente que un novel becario tocaría el balón con algo más de gracia y aun nos marcaría algún merecido gol eventualmente..